GA4 - Google Analitycs
Tendencias
Cintilla de tendencias

Sismo en Turquía

Genaro García Luna

Grammy 2023

Madonna

The Last of Us: Las infecciones por hongos realmente pueden matar, y cada vez son más peligrosas

El reino fúngico es enorme, con un estimado de tres millones de especies diferentes en todo el mundo.

Avatar del

Por The Conversation

El reino fúngico es enorme, con un estimado de tres millones de especies diferentes en todo el mundo.

El reino fúngico es enorme, con un estimado de tres millones de especies diferentes en todo el mundo.

Millones han estado sintonizando cada semana para ver la muy esperada adaptación televisiva de The Last of Us. El programa muestra un mundo post-apocalíptico donde la sociedad se ha derrumbado debido al brote de una peligrosa infección fúngica que controla el cerebro y convierte a los humanos en "zombis" hostiles y caníbales.

El hongo que causa la pandemia se basa en el hongo zombi Cordyceps de la vida real que infecta a los insectos. Los insectos infectados con Cordyceps tienen poco control de sus acciones ya que el hongo se apodera de su sistema nervioso, antes de que eventualmente crezca fuera de sus cuerpos.

Afortunadamente para nosotros, una pandemia fúngica de rápida propagación es bastante improbable, pero esto no significa que los hongos no sigan siendo una preocupación.

Hongos fascinantes

El reino fúngico es enorme, con un estimado de tres millones de especies diferentes en todo el mundo.

A la mayoría de los hongos les gustan las temperaturas más frías de alrededor de 10 ℃, lo que significa que normalmente no pueden crecer a la temperatura interna del cuerpo humano de 37 ℃. Esta es una de las razones por las que la mayoría de las infecciones fúngicas en humanos tienden a permanecer en la piel donde está más fresca (piense en el pie de atleta y la tiña). También es por eso que solo una pequeña cantidad de hongos pueden causar infecciones en humanos en relación con el tamaño del reino fúngico.

Pero algunas especies de hongos crecen en temperaturas más cálidas, y estas son las que causan infecciones potencialmente mortales. Algunos hongos, como la levadura Candida, pueden incluso vivir en nuestro intestino como parte del microbioma, y pueden escapar a la sangre y los órganos cuando nos enfermamos de enfermedades graves (como el cáncer).

Y tal como sugiere uno de los personajes de The Last of Us, el cambio climático puede presentar nuevos problemas. El aumento de las temperaturas globales significa que los hongos deben adaptarse. Esto puede aumentar el número de especies que pueden causar infecciones graves en humanos. Hay alguna evidencia que sugiere que esto ya puede estar sucediendo.

Por ejemplo, el hongo Candida auris es extremadamente preocupante, ya que es resistente a casi todos los medicamentos antimicóticos. Puede propagarse rápidamente en hospitales y residencias de ancianos, causando infecciones graves en personas con sistemas inmunitarios débiles.

Estas infecciones son un poco como la sepsis, donde el hongo ingresa a la sangre y los órganos, impidiendo que funcionen correctamente. Pero lo que realmente hace que Candida auris se destaque es su capacidad para crecer a temperaturas más altas, capaz de soportar hasta 42 ℃.

El reino fúngico es enorme, con un estimado de tres millones de especies diferentes en todo el mundo.
El reino fúngico es enorme, con un estimado de tres millones de especies diferentes en todo el mundo.

La aparición de Candida auris en tres continentes casi simultáneamente hace que los investigadores teoricen que el calentamiento del clima global puede haber contribuido a su aumento. Queda por ver si un mayor aumento de la temperatura global conduce a superbichos fúngicos más peligrosos.

Infecciones fúngicas

Pero incluso si un hongo puede adaptarse y crecer a temperaturas más cálidas, es poco probable que se propague a través de una población de la misma manera que lo haría un virus.

La mayoría de las infecciones fúngicas no son como otras enfermedades infecciosas, en el sentido de que alguien infectado con una generalmente no puede contagiársela a otra persona. Esto se debe a que la mayoría de las infecciones por hongos tienden a infectar solo a personas con factores de riesgo específicos, como las personas con sistemas inmunológicos débiles.

Las infecciones por hongos tampoco tienden a propagarse entre las personas debido a la forma en que comienzan las infecciones. Muchas infecciones fúngicas graves comienzan en los pulmones, después de inhalar esporas fúngicas en el aire. Aunque cada uno de nosotros inhalamos cientos de esporas de hongos diariamente, casi nunca nos enfermamos porque nuestro sistema inmunológico es muy eficiente para destruir las esporas.

Si el sistema inmunológico falla y las esporas germinan en el pulmón, pueden formar diferentes tipos de células fúngicas que causan infección. Pero hay poca evidencia que sugiera que los hongos también producirán esporas en el aire una vez dentro de nuestros pulmones, lo que significa que si bien podemos inhalar esporas de hongos, no podemos exhalarlas.

Las infecciones fúngicas graves pueden propagarse desde los pulmones a otros órganos, incluido el cerebro. Las infecciones cerebrales por hongos se encuentran entre las infecciones por hongos más letales. La mayoría de estos son causados por un hongo llamado Cryptococcus neoformans, que causa la meningitis criptocócica.

Alrededor de 100000 personas mueren a causa de esta enfermedad cada año. Ninguna otra infección por hongos causa más muertes en humanos.

La meningitis criptocócica ocurre cuando una persona con un sistema inmunológico defectuoso, generalmente causado por el sida, inhala las esporas de hongos. El hongo escapa de los pulmones y se mete en el cerebro, aunque no se sabe exactamente cómo sucede esto. Una vez en el cerebro, los pacientes infectados experimentan síntomas como dolor de cabeza intenso, fiebre, problemas de visión y convulsiones.

Si bien la infección se puede tratar con medicamentos antimicóticos, estos son costosos, lo que significa que quienes los necesitan no pueden pagarlos. El hongo Cryptococcus también puede volverse resistente a estos antifúngicos.

Pero aunque ciertamente hay infecciones fúngicas que pueden propagarse al cerebro, probablemente no tengamos que preocuparnos de que los hongos zombies Cordyceps se adapten para infectarnos como lo hace en The Last of Us, bueno, al menos no en el corto plazo.

Cordyceps no está adaptado para crecer a la temperatura interna de nuestro cuerpo, ni puede competir con nuestro sistema inmunológico (que es mucho más avanzado que el de un insecto) para infectar nuestro cerebro y nuestro sistema nervioso al mismo tiempo. Se necesitarían muchos miles de años de evolución para superar esto.

Aunque es poco probable que las infecciones por hongos causen una pandemia mundial o un apocalipsis zombi, todavía hay motivos para preocuparse. El número de personas que se enferman con infecciones fúngicas graves ha aumentado constantemente durante el último medio siglo. Esto es preocupante porque somos mucho menos capaces de tratar las infecciones fúngicas en comparación con otros tipos de infecciones porque tenemos menos antifúngicos.

Desarrollar estos medicamentos también es complicado, ya que los hongos comparten una bioquímica similar a la de nuestros propios cuerpos. El surgimiento de hongos resistentes a los medicamentos también nos pone en peligro. Está claro que se debe prestar más atención a los peligros potenciales de los hongos antes de que sea demasiado tarde.

Artículo original publicado en The Conversation

En esta nota

Comentarios