No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Estilos Proyecto cultural

Reclusos participan en proyecto cultural

Yo Soy y Existo forma parte de la intervención cultural "Un grito de Libertad", iniciativa de Arturo Morell que este año llega a su 15 aniversario. 

Avatar del

Por El Universal

Actores, bailarines, músicos y cantantes privados de su libertad en el Reclusorio Oriente y del Cefereso Femenil Santa Martha Acatitla compartieron el escenario con personas que ya fueron liberadas en Yo Soy y Existo, obra conformada por números de rap, danza prehispánica y aérea, poesía, monólogos, capoeria y 15 presentaciones musicales.(Tomada de la red)

Actores, bailarines, músicos y cantantes privados de su libertad en el Reclusorio Oriente y del Cefereso Femenil Santa Martha Acatitla compartieron el escenario con personas que ya fueron liberadas en Yo Soy y Existo, obra conformada por números de rap, danza prehispánica y aérea, poesía, monólogos, capoeria y 15 presentaciones musicales. | Tomada de la red

Actores, bailarines, músicos y cantantes privados de su libertad en el Reclusorio Oriente y del Cefereso Femenil Santa Martha Acatitla compartieron el escenario con personas que ya fueron liberadas en Yo Soy y Existo, obra conformada por números de rap, danza prehispánica y aérea, poesía, monólogos, capoeria y 15 presentaciones musicales.


Algunos de los cerca de 100 artistas reclusos se presentaron con su nombre y con los hechos que les hicieron perder su libertad y, más allá de hablar de culpabilidad o inocencia, dijeron que su objetivo era "invitar a imaginar el cielo", porque diario, a las 18:00 horas, deben de regresar a su dormitorio. 


Las fallas de audio y de coordinación no impidieron que el montaje se llevara de principio a fin el lunes pasado. Fue tanta la emoción, que más de uno no pudo contener las lágrimas. 


Yo Soy y Existo forma parte de la intervención cultural "Un grito de Libertad", iniciativa de Arturo Morell que este año llega a su 15 aniversario. 


"Es un proyecto de inclusión cultural que nació en 2004. A la fecha, he trabajado con más de 4 mil personas privadas de su libertad, hombres y mujeres de 10 Centros de Reinserción Social. Son hombres y mujeres que tienen un nombre porque yo no trabajo con expedientes sino con seres humanos", expresó Morell. 
Entre el público que se dio cita en el auditorio del Reclusorio Preventivo Varonil Oriente estuvo Alejandra Frausto, secretaria de Cultura, quien dijo que la cultura es un derecho humano y "ustedes ya ejercen ese derecho aquí, en un lugar donde parecería imposible. Deseo larga vida a este proyecto de inclusión que les ofrece un camino liberador".

En esta nota
  • Proyecto cultural

Comentarios