No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Estilos

¿Qué es la fatiga por Zoom y por qué afecta más a las mujeres?

Debido a la pandemia, la jornada laboral y estudiantil cambió al no salir de casa y evitar el contacto.

Avatar del

Por Redacción/GH

Debido a la pandemia, la jornada laboral y estudiantil cambió al no salir de casa y evitar el contacto.

Debido a la pandemia, la jornada laboral y estudiantil cambió al no salir de casa y evitar el contacto.

CIUDAD DE MÉXICO.- Debido a la pandemia, la jornada laboral y estudiantil cambió al no salir de casa y evitar el contacto. Por su parte, las sesiones virtuales en video han sido de gran ayuda para mantenernos en contacto, pero también con él llega un fenómeno que está impactando a las personas y se le conoce como fatiga por Zoom (zoom fatigue-fatiga de zoom). 

¿Qué es la fatiga por zoom?

Este nombre se le dio debido a la popularidad de la plataforma Zoom. De hecho, un estudio realizado por la Universidad de Stanford, confirma que la fatiga de Zoom es una referencia al éxito de la plataforma, y este cansancio puede darse en cualquier plataforma de  videoconferencias.


¿Por qué afecta más a las mujeres la fatiga por zoom?

Para la realización del estudio, el equipo entrevistó a más de 10 mil personas y utilizaron la Escala de Agotamiento y Fatiga de Zoom (ZEF). Los resultados indicaron que una de cada siete mujeres informó sentirse “muy” o “extremadamente” fatigada luego de videoconferencias, en comparación con sólo uno de cada 20 hombres.

La encuesta ZEF descubrió factores de agotamiento como es la  “ansiedad frente al espejo”, según los investigadores fue más alto en mujeres que en hombres y creen que es el factor clave que explica los mayores niveles de agotamiento que sienten las mujeres.

“Todos hemos escuchado historias sobre la fatiga de Zoom y evidencia anecdótica de que las mujeres se ven más afectadas, pero ahora tenemos datos cuantitativos de que la fatiga de Zoom es peor para las mujeres y, lo que es más importante, sabemos por qué”, indicó Jeffrey Hancock, co-autor del nuevo estudio.

Por su parte, el  profesor Jeremy Bailenson, fundador del Laboratorio Virtual de Interacción Humana de Stanford, examinó secuelas psicológicas que puede traer el pasar horas en este tipo de plataformas. 

No solo una mala postura produce cansancio durante las sesiones de Zoom, el estar auto juzgandote también. 

El contacto visual en exceso es altamente intenso

Bailenson comienza describiendo que la cantidad de contacto visual que involucramos en las videoconferencias es antinatural. 

En una conferencia virtual la mirada se encuentra todo el tiempo en los integrantes que vemos en la pantalla, con lo cual se puede desatar la ansiedad social, el miedo de hablar en público sabiendo que todas las miradas están puestas en la persona que habla y provocando altos niveles de estrés.

La recomendación a seguir es evitar el modo de pantalla completa, reducir el tamaño de la pantalla de las personas y utilizar un teclado independiente del monitor, para crear más espacio entre nosotros y la pantalla.


Verse a sí mismo puede ser sumamente agotador

Bailenson lo compara con la situación de tener a alguien siguiéndote con un espejo todo el tiempo, mientras hablas, discutes, tomas decisiones, das o recibes retroalimentación; sería algo que nadie elegiría experimentar.

Diversos estudios demuestran que cuando uno está en presencia de su reflejo, te vuelves más crítico de ti mismo. A menos de que te pidan abrir la cámara, hazlo. Lo ideal es  deshabilitar la cámara.

El estarse viendo de manera constante es cansado.

SE REDUCE LA MOVILIDAD

El movimiento de la persona se ve limitado. Bailenson asegura que investigaciones recientes destacan que las personas muestran mejores resultados cognitivos cuando se encuentran en movimiento.

El experto recomienda tener el lugar ordenado para que el espacio no se reduzca y optar por tener despejada la zona de trabajo de artículos del hogar.

El home schooling y el home office están produciendo problemas de salud por falta de actividad física.


PROBLEMAS DE COMUNICACIÓN

Más allá de los problemas de carga de internet, que siempre ocurren, la comunicación cambió. En los encuentros personales, la comunicación verbal fluye más rápido y con las videoconferencias, se elimina por completo. Cada persona interpreta lo que ve en la pantalla. 

Se recomienda antes de iniciar las juntas, hacer una pausa y preguntar a las personas cómo se encuentran con el fin de reconectarnos con el mundo, reducir el cansancio y las preocupaciones cotidianas.

Ante la fatiga por zoom, trata depejarte tu mente antes de que inicie una sesión por videoconferencia y al terminar. Tomarte 5 minutos fuera de tu computadora, te permitirá recobrar tu concentración y bienestar.

En esta nota

Comentarios