Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Estilos / Psicología

Personas de las cuales sería mejor no enamorarse

El primer estilo identificado por Riso son los narcisistas, individuos que se caracterizan por sentirse grandiosos, únicos y superiores a los demás. 

El reconocido psicólogo y escritor Walter Riso advierte sobre los tres estilos afectivos más peligrosos en las relaciones amorosas, aquellos que deberíamos evitar enamorarnos a toda costa.

Estos patrones de comportamiento, que pueden resultar tóxicos y desgastantes, representan una amenaza para la salud emocional de quienes se involucran con personas que los exhiben.

El primer estilo identificado por Riso son los narcisistas, individuos que se caracterizan por sentirse grandiosos, únicos y superiores a los demás.

Egoístas y egocéntricos, buscan constantemente la admiración y aprobación de los demás, relegando las necesidades y perspectivas de su pareja.

Algunos narcisistas son encubiertos, ocultando su verdadera personalidad, pero siempre requieren ser el centro de atención en la relación.

El segundo estilo afectivo peligroso son las personas con fuerte territorialidad y dificultades para comprometerse emocionalmente. Estas personas pueden mantener una convivencia, pero sus parejas se sienten desatendidas y como fantasmas en la relación.

La falta de empatía y comprensión hacia el otro puede llevar al aislamiento emocional y al desgaste de la pareja.

Por último, Riso señala a los individuos obsesivos con el control y la posesión en la relación. Estos sujetos ven el amor como un vínculo donde ellos ostentan el poder absoluto, lo que conlleva a la necesidad de controlar y dirigir la vida de su pareja.

Los celos y la desconfianza excesiva son características comunes en estos casos, y el otro se convierte en un objeto de posesión.

“Hay que buscar ayuda”

El renombrado psicólogo advierte que estar involucrado con personas que presenten estos estilos afectivos puede ser perjudicial para la salud emocional y conducir a relaciones infelices y desequilibradas.

Es esencial reconocer estas señales y buscar ayuda profesional para liberarse de estas relaciones dañinas.

En esta nota