No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Estilos

París comienza a poner límites a las patinetas

La capital francesa tiene 12 entidades autorizadas para operar las patinetas, más que todo Estados Unidos.

Avatar del

Por AP

La pianista Sabelle Vanbrabant sufrió el mes pasado fracturas al ser atropellada por una motoneta.(AP)

La pianista Sabelle Vanbrabant sufrió el mes pasado fracturas al ser atropellada por una motoneta. | AP

PARÍS, Francia

París está tomando medidas para restringir el tránsito de patinetas eléctricas, luego de un año de caos vial debido a la súbita proliferación de jóvenes empresas fabricantes que las gestionan.

La capital francesa tiene 12 entidades autorizadas para operar las patinetas, más que todo Estados Unidos, según un estudio difundido el jueves, y más de 20 mil de esos vehículos.

Es común ver patinetas rotas desechadas sobre los célebres jardines de la ciudad o incluso arrojadas desde puentes hacia el Sena. En las aceras, abundan los enfrentamientos entre peatones irritados y los conductores de patinetas.

La alcaldesa Anne Hidalgo dice que hay un vacío legal en cuanto a esos artefactos rodantes. Tras numerosos choques, la alcaldesa quiere imponer un límite de velocidad de 20 kilómetros por hora (12 mph) en la mayoría de las zonas y de 8 kph (5 mph) en áreas peatonales, además de prohibir su estacionamiento a excepción de zonas designadas específicamente.

Aparte, la alcaldesa busca reducir a tres el número de firmas autorizadas e imponer también un tope a la cantidad de esos vehículos en uso.

París ha impuesto multas de 135 euros (150 dólares) por manejar patinetas en las aceras y de 35 euros por estacionarlas obstruyendo el tránsito. La empresa operadora es la que debe pagar la multa cuando la municipalidad tiene que recoger una patineta rota.

“Necesitamos normas y orden a fin de garantizar la seguridad y tranquilidad en nuestras calles, aceras y vecindarios”, declaró Hidalgo el jueves.

Para algunas personas, sin embargo, la búsqueda de límites está llegando demasiado tarde.

Isabelle Vanbrabant, una pianista que trabaja para la Ópera de París, sufrió varias fracturas cuando alguien en una patineta la atropelló el mes pasado en una plaza cerca Les Halles. La pianista cayó sobre su brazo derecho y sufrió varias fracturas.

“Necesito esta mano” para poder tocar el piano, expresó Vanbrabant.

Aproximadamente una tercera parte de los conductores de patinetas en París son turistas extranjeros, según el estudio de 6t-bureau, realizado a solicitud de una agencia pública francesa a cargo del transporte urbano.           

En esta nota
  • París
  • Patinetas

Comentarios