No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Estilos

La complicada relación de Juan Carlos con sus nietas, la princesa Leonor y la infanta Sofía

A Leonor y a Sofía les ha tocado vivir unos años muy complicados para su abuelo, y eso ha impedido que pudieran mostrar en público la verdad de su relación.

Avatar del

Por El Imparcial

La difícil relación de Juan Carlos con sus nietas.

La difícil relación de Juan Carlos con sus nietas.

ESPAÑA.- Mucho se ha hablado del papel de la reina Sofía como abuela, sobre todo después del disgusto que mantuvo con doña Letizia en abril de 2018, cuando intentó hacerse una fotografía con la Princesa de Asturias y la Infanta en la catedral de Palma y su nuera se lo impidió.

En cambio la relación con el rey Juan Carlos, menos dado a las muestras de cariño en público que su esposa, el Rey emérito es un abuelo querido al que se le cae la baba con sus nietos, también con Leonor y Sofía, con las que ha tenido menos trato por circunstancias de la vida.

Un momento difícil pasa la Cara Real Española.

Muy llamativa fue su ausencia en un momento tan importante como el debut de Leonor en los Premios Princesa de Asturias, en octubre de 2019. El emérito causó baja, algo sorprendente, ya que la familia materna de Leonor estuvo al completo, desde Jesús Ortiz y Paloma Rocasolano a Telma y su novio. A pesar de ser un día clave para su nieta, el exjefe del Estado no viajó a Oviedo para acompañarla, como sí hizo la reina Sofía.

El hecho de que Leonor tampoco se refiriera a su abuelo en el que fue su primer discurso, mientras sí quiso tener unas palabras de cariño hacía doña Sofía, hizo correr ríos de tinta en los medios nacionales. Y es que mucho se ha comparado la complicidad que don Juan Carlos ha tenido con sus nietos Marichalar y Urdangarin y la poca que tiene (a juzgar por las imágenes) con las hijas de don Felipe y doña Letizia, e incluso se ha llegado a acusar a la Reina de este distanciamiento.

Pero lo cierto es que a Leonor y a Sofía les ha tocado vivir unos años muy complicados para su abuelo, y eso ha impedido que pudieran mostrar en público la verdad de su relación. Cuando Froilán, Victoria Federica, Juan, Pablo y Miguel Urdangarin eran pequeños las cosas eran muy distintas para Juan Carlos, quien gozaba de un gran cariño público. Todavía jefe del Estado, el ahora emérito era respetado y la familia Borbón formaba una auténtica piña, ya que todavía no había saltado ninguna polémica.

También en 2005, cuando nacieron Irene Urdangarin y Leonor, y en 2007 cuando llegó Sofía, don Juan Carlos seguía siendo un rey respetado. Sin embargo, las cosas se torcieron cuando la Princesa y la infanta eran aún muy pequeñas. Con solo 6 y 4 años respectivamente, las pequeñas acompañaron a sus padres al hospital para visitar al abuelo, quien se había roto la cadera en una cacería en Botsuana junto a Corinna que desataría después un tsunami. Se convirtieron entonces en la cara amable de la institución

El rey emérito Juan Carlos tiene una relación complicada con sus nietas.

La imagen de la Corona se empañó con esta polémica, y también con el caso Nóos, por lo que a muy tierna edad Leonor y Sofía ya vivieron un auténtico cisma familiar. Pero la cosa no acaba ahí. Tras su abdicación y cuando ya parecía que Juan Carlos había sido rehabilitado, salían a la luz en 2018 unos audios del comisario Villarejo en los que el emérito quedaba en no muy buen lugar, y las hermanas veían cómo de nuevo la figura de su abuelo era cuestionada y criticada. Tanto que incluso ese verano se intentó por todos los medios que no hubiera una foto de ellas con don Juan Carlos.

Una estrategia que sigue hoy en día, sobre todo después de que la justicia suiza y la española estén investigando al exjefe del Estado. No solo Felipe VI ha alejado a su padre de la Corona, también de Leonor y Sofía, quienes representan la esperanza de la monarquía, un futuro en el que no hay cabida para comportamientos poco ejemplares como los de su abuelo.

Quizás uno de los momentos más emotivos, y de los últimos, que hemos vivido entre Juan Carlos y Leonor fue cuando esta recibió la insignia del Toisón de Oro y tras saludar a sus padres se acercó hasta sus abuelos paternos y les hizo a cada uno una reverencia y les dio un beso, un momento en el que vimos al emérito visiblemente emocionado.

En esta nota
  • Casa Real Española

Comentarios