No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Estilos

Fallece Alicia Alonso, leyenda cubana de la danza

La bailarina Alicia Alonso se convirtió en una leyenda de la danza en el siglo XX debido a sus interpretaciones en el escenario, reflectores de los que se alejó el 28 de noviembre de 1995 con la pieza "Farfalla" en Italia.

Avatar del

Por EL UNIVERSAL

Alicia Alonso(Tomada de la red)

Alicia Alonso | Tomada de la red

La bailarina cubana Alicia Alonso, figura de la danza clásica, falleció este jueves a los 98 años.


La bailarina Alicia Alonso se convirtió en una leyenda de la danza en el siglo XX debido a sus interpretaciones en el escenario, reflectores de los que se alejó el 28 de noviembre de 1995 con la pieza "Farfalla" en Italia.


La cubana tuvo una de las carreras más largas que se recuerdan en la danza, en la que combinó magistralmente a golpe de talento y perseverancia la más exquisita y rigurosa interpretación, el magisterio, la coreografía, y la dirección del Ballet Nacional de Cuba (BNC).


Alicia destacó desde pequeña por sus extraordinarios dotes y se convirtió en una aventajada alumna de la escuela de la Sociedad Pro-Arte Musical. Allí debutó el 29 de diciembre de 1931 como dama de la corte en el "Gran Vals" del ballet.


A finales de los años 30 del siglo pasado, se trasladó a Estados Unidos para ir la School of American Theatre. Su actividad profesional en la nación de las barras y las estrellas comenzó en 1938 en comedias musicales como "Great Lady" (Gran Dama) y "Stars in your eyes" (Estrellas en sus ojos) junto a renombradas figuras de la época, antes de integrar el American Ballet Theatre de Nueva York en 1940.


Elevada al rango de primera bailarina, actuó en escenarios de diversos lugares del mundo, y en 1943 debutó en el ballet "Giselle", el personaje de la campesina ingenua, romántica y engañada que bordó al mínimo detalle interpretativo para convertirlo en el más emblemático de su extenso repertorio.


Alicia Alonso compaginó sus actividades entre el American Ballet Theatre y su propia compañía, que tras el triunfo de la revolución liderada por Fidel Castro en 1959, recibió el apoyo gubernamental y se reorganizó como Ballet Nacional de Cuba (BNC).


Fue la primera bailarina del hemisferio occidental en actuar en la entonces Unión Soviética y la primera representante americaa en bailar con el Ballet del teatro Bolshoi de Moscú y el Kirov, en Leningrado (San Petersburgo) en 1957 y 1958, respectivamente.

En esta nota
  • Alicia Alonso

Comentarios