Estilos

Everest ya no tiene el mismo aura, asegura ‘gurú de la montaña’

El Everest ha pasado a ser parte de las “listas de cosas que hay que hacer antes de morirse”.

Avatar del

Por AP

Una larga fila de montañistas ascienden al pico del Everest.(AP)

Una larga fila de montañistas ascienden al pico del Everest. | AP

NUEVA DELHI, India

El monte Everest ya no tiene la misma aura que cuando Manmohan Singh Kohli encabezó la primera expedición india que llegó a su cima hace varias décadas.

Una programación ajustada y la falta de experiencia de los escaladores aumentan los peligros, le restan emoción a la aventura y generan muchas muertes, según el capitán retirado de la Armada, quien hoy tiene 88 años. El Everest ha pasado a ser parte de las “listas de cosas que hay que hacer antes de morirse” y cada vez más gente intenta conquistarlo. Pero los montañistas en serio están evitándolo y tratando de demostrar sus aptitudes en picos menos populares y más peligrosos.

Esa puede ser una de las razones por las que una expedición que desapareció en el lado indio del Himalaya trató de escalarlo por una ruta poco usada. Se cree que los ocho miembros del equipo, procedentes de varios países y encabezados por un veterano montañista británico, murieron en una avalancha.

Después de liderar a otros nueve escaladores hasta la cima del Everest en 1965, Kohli pasó a ser una celebridad. La aerolínea estatal lo hizo recorrer el mundo hablando de su hazaña, que por entonces había sido intentada solo por un puñado de gente.

Cincuenta años después hay toda una industria en Nepal en torno al Everest, que reduce los costos y ofrece servicios, incluidos sherpas locales que llevan la carga: tanques de oxígeno, sogas, carpas y comida.

Lo que supo ser una epopeya inusual e increíble se ha convertido en “turismo en las alturas”, dijo Kohli, quien casi murió en un fallido intento por conquistar el Everest en 1962. “La aventura asociada con la escalada ha desaparecido”.

El gobierno de Nepal emitió 381 permisos para subir al Everest este año, una cifra récord que generó congestionamientos en el sendero hacia la cima más alta del mundo. Nepal calcula que en mayo huyo 700 personas en el sendero, incluidos los sherpas.

El congestionamiento provoca demoras en la “zona de la muerte”, que va desde el Campamento 4 hasta la cima, lo que tiene sus consecuencias. Los escaladores tienen pocas horas para llegar a la cima antes de exponerse a sufrir edemas pulmonares, en los que los pulmones se llenan de líquido. Once montañistas fallecieron esta temporada, el saldo más alto en cuatro años.

Hay mucha gente allí, demasiados equipos. Esa sensación de estar solo y de planificar tu propia aventura ha desaparecido”, dijo Kohli en una entrevista.

El montañista británico Martin Moran llevó su expedición al sector oriental del Nanda Devi, una montaña de 7 mil 434 metros (24 mil 390 pies) proclive a las avalanchas y que requiere muchos conocimientos técnicos, la cual, junto con el Nanda Devi Principal, se eleva en el centro de un anillo de picos nevados en la cadena Kumaon del Himalaya.

En el 2015, Morán y su compatriota Mark Thomas decidieron buscar una nueva ruta por el sector nororiental. A escasos 500 metros (mil 650 pies), terminaron en un tramo muy angosto, con profundos precipicios a ambos lados, y decidieron regresar.

Moran volvió en mayo de este año para encabezar una expedición por el Nanda Devi Oriental, usando una ruta ya establecida por la ladera sudoriental, según un itinerario publicado en su portal.

La expedición de 35 días y 8 mil 140 dólares ofrecía “la oportunidad de escalar uno de los picos más grandes y difíciles de la India”, según la publicidad.

El grupo de Moran incluía a tres británicos (John McLaren, Rupert Whewall y Richard Payne), dos estadounidenses (Anthony Sudekum y Ronald Beimel) y un indio (Chetan Pandey), de acuerdo con el portavoz de la Fundación de Montañismo India Amit Chowdhary.

Numerosos montañistas perdieron la vida en esta montaña, que fue conquistada por muy poca gente.

“Comparado con el Nanda Devi Oriental, el Everest es un paseo”, afirmó Maninder Kohli, hijo del capitán Kohli y ávido senderista, que evalúa los riesgos de una montaña para la Fundación de Montañismo India, el organismo que concede los permisos.

Manmohan Kohl trató infructuosamente de escalar el Nanda Devi Oriental antes de encabezar una expedición de nueve personas que llegó a la cima del Everest. En uno de esos intentos en 1964, Kohli sobrevivió a dos avalanchas y a dos caídas por precipicios.

Foto: AP

Moran había conquistado el Nanda Devi Oriental en el pasado. No está claro por qué decidió llevar a su expedición primero a un pico de 6 mil 477 metros (21 mil 250 pies) sin nombre y que nunca había sido escalado, según un comunicado de la fundación.

Kohli comprende la fascinación que sienten los montañistas de verdad por estos desafíos.

“Es un reto más grande, algo que nadie ha hecho. Si lo logras, eres un pionero”, comentó.

Mientras Moran trepaba con su equipo, Thomas permaneció en el campamento base con otro grupo de cuatro miembros. El último contacto con su amigo “indicó que todo marchaba bien y que llegarían a la cima”, dice un comunicado de la firma. “No está claro qué sucedió a partir de entonces”.

Thomas salió en busca de la expedición cuando se suspendieron los contactos radiales el 26 de mayo.

Siguió el rastro dejado por el grupo hasta llegar a una zona donde hubo una avalancha y mandó un alerta. Su equipo fue evacuado del campamento base el domingo. Al sobrevolar la zona, Thomas y otros miembros del equipo de búsqueda detectaron de nuevo el rastro de los montañistas, pero no los vieron a ellos.

“Desde el helicóptero se veían sus huellas y nada más”, dijo Chowdhary.

El lunes pilotos de la fuerza aérea india divisaron cinco cadáveres desde el aire y las autoridades creen que son del grupo de Moran, dado que no había otras expediciones por esa zona. Se especula que los otros tres montañistas también fallecieron.

Durante el fallido intento de conquistar el Nanda Devi Oriental de 1964, cuenta Kohli en su libro “Milagros de Ardaas: Increíbles aventuras y supervivencias”, la expedición tuvo que regresar debido a una tormenta. Uno de sus miembros se resbaló en el descenso y provocó una avalancha que lo arrastró 1.000 metros (3.000 pies).

“Tuve muchos episodios como ese”, dice Kohli. “Pero gracias a nuestra experiencia y a que sabemos tomar decisiones, sobrevivimos en todos lados. Nadie jamás murió en mi equipo”.

En esta nota
  • Monte Everest

Comentarios