No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Estilos

El día que Albert Einstein rechazó ser presidente de Israel

En la primera página de "The New York Times" se anunciaba que el científico era candidato para la presidencia de Israel, algo de lo que Einstein no estaba enterado.

Avatar del

Por El Universal

El rechazo de la presidencia fue una lástima para el pueblo de Israel, ya que algunos expertos señalan que Albert Einstein hubiera sido un líder excepcional.(Cortesía)

El rechazo de la presidencia fue una lástima para el pueblo de Israel, ya que algunos expertos señalan que Albert Einstein hubiera sido un líder excepcional. | Cortesía

El 17 de noviembre de 1952, Albert Einstein se llevó una sorpresa cuando leía el periódico. En la primera página de "The New York Times" se anunciaba que el científico era candidato para la presidencia de Israel, algo de lo que Einstein no estaba enterado.

El presidente Chaim Weizmann, quien falleció el 9 de noviembre de 1952, había propuesto a Einstein como su sucesor. El ofrecimiento oficial llegó a las manos del científico por medio de una carta, la misma noche que la noticia se hizo pública en los diarios.

En un inicio, el ofrecimiento conmovió a Einstein. La propuesta para dirigir la nación, incluso había tomado en cuenta la carrera del ganador del Premio Nobel y le aseguraban a Einstein que tendría "completa facilidad y libertad para seguir su trabajo científico, sería financiado por un gobierno y pueblo que están conscientes de la importancia de su labor".

Aunque Einstein había nacido en Alemania, en un hogar de costumbres poco apegadas a la religión, en su juventud había desarrollado una fuerte relación con el judaísmo. Por ello, la propuesta de la presidencia lo atormentó por horas, hasta que llegó a la decisión de declinar.

En una carta, que Einstein envió esa misma noche, el genio respondió: "Me siento profundamente conmovido por la oferta de nuestro Estado de Israel y al mismo tiempo triste y avergonzado por no poder aceptarlo. Toda mi vida he tratado con asuntos objetivos. Por tanto, carezco tanto de aptitud natural como de experiencia para tratar propiamente con personas y desempeñar funciones oficiales".

Sin embargo, el científico agradeció el gesto de haber sido considerado para el cargo. "Me siento todavía más apesadumbrado en estas circunstancias porque, desde que fui completamente consciente de nuestra precaria situación entre las naciones del mundo, mi relación con el pueblo judío se ha convertido en mi lazo humano más fuerte", escribió.

El rechazo de la presidencia fue una lástima para el pueblo de Israel, ya que algunos expertos señalan que Albert Einstein hubiera sido un líder excepcional. Un estadístico declaró a la revista "Time": "Podría incluso ser capaz de resolver las matemáticas de nuestra economía y hacer que tenga sentido".

Como tantas otras anécdotas de la Historia, en este caso solo podemos imaginar el "hubiera sido".

Con información de "El Mundo", "Enlace Judío", "El Tiempo" y "History".

En esta nota

Comentarios