Tendencias
Cintilla de tendencias

Alexander Millán

Virus coxsackie

Elon Musk

Eugenio Derbez

El Blue Monday en tiempos de pandemia

Cada tercer lunes de enero, son consideradas las 24 horas más tristes del año.

Por Ricardo De la torre

Blue Monday, el día más triste del año(Pixabay)

Blue Monday, el día más triste del año | Pixabay

Tijuana BC.- Desde el 2005, cada tercer lunes de enero se celebra el Blue Monday, o también conocido como Lunes Azul. Se trata sencillamente de el día más triste del año.

En términos anglosajones, la palabra Blue no significa únicamente el color, sino que tiene una connotación hacia la tristeza, depresión, etc.

Es notorio el creciente impacto que ha tenido dicha celebración desde el inicio de la pandemia, ya que el confinamiento pronunció (a quienes ya las padecían) y dio apertura a las enfermedades mentales, tanto en adolescentes, como personas mayores. Es común hoy día, saber de personas que desarrollaron depresión o ansiedad con el aislamiento.

¿De dónde proviene el Blue Monday?

Si bien, no está aprobado por la ciencia o la academia. En el 2005 mientras el psicólogo Cliff Arnall estaba en la universidad de Cardiff, le dio nombre a una fórmula que permitiría definir cuál es el día más triste del año.

Por lo que desde entonces, y ahora más desde que inició la pandemia por el virus del Covid-19, tanto como para los medios de comunicación y la publicidad, ha tomado un lugar importante en los calendarios. Cada año, las personas publican en sus redes sociales, con los hastags #BlueMonday o #LunesAzul cómo se sienten dicho día.

¿En qué consiste esta fórmula?

Arnall diseñó una ecuación que muchos podríamos conocer como ‘La cuesta de enero’, es decir; tal vez con el nombre de Blue Monday o no, todos en algún punto hemos sido conscientes del efecto que tienen estas fechas en la sociedad.

Si bien, cuenta con los elementos como: El regreso a la rutina después de las fechas navideñas, las deudas por gastos excesivos del fin de año, la falta de motivación, las bajas temperaturas, entre otras cosas.

El cúmulo de todos los factores anteriormente mencionados, influye de manera colectiva en el estado de ánimo de la población, de forma que se ha convertido en una especie de tradición en masa que atribuye a todas las cosas malas que puedan ocurrir cada tercer lunes de enero.

Blue Monday y la pandemia

En los últimos dos años, los casos de depresión en la sociedad han aumentado de una manera notoria, por lo que es posible decir que la celebración puede haber tomado más peso; ya que se añaden otros elementos a la ecuación.

Muchas personas han perdido familiares y amigos en la lucha contra el covid-19, el aislamiento no ha permitido estar con sus seres queridos en las festividades, o muchas personas han tenido que lidiar con la enfemedad en carne propia.

El virus del Covid-19 no solo afectó en la salud física en la población, sino que trajo consigo muchos problemas de salud mental, cuales hasta la fecha no se les ha podido dar una resolución adecuada.

Imaginario colectivo

Es bien sabido que el Blue Monday carece de bases científicas y más que ser una ecuación precisa, puede caer en una hipótesis psicosocial, que atina a englobar un fenómeno perteneciente al aspecto colectivo.

Desde hace casi dos décadas, las personas han generado la superstición de que el tercer lunes de enero ocurren cosas malas, sienten cambios en su estado anímico que se asimilan a la depresión. Y es sencillo intentar comparar con otras fechas, como lo hacen las personas que asumen que los viernes 13 son de mala suerte.

Así que si el día de hoy despertaste sintiéndote decaído, o triste, puedes culpar al Blue Monday. Las 24 horas más tristes del año.

En esta nota

Comentarios