Tendencias
Cintilla de tendencias

México vs Argentina

Héctor Bonilla

Despida del General Urzúa

Ricardo Salinas

Ébola: ¿cuáles son los síntomas, cómo se propaga y de dónde vino?

El ébola es una enfermedad antigua y mortal que se descubrió en 1976 cerca del río Ébola en el norte de la República Democrática del Congo.

Avatar del

Por The Conversation

El ébola es una enfermedad antigua y mortal que se descubrió en 1976 cerca del río Ébola en el norte de la República Democrática del Congo.(Pixabay)

El ébola es una enfermedad antigua y mortal que se descubrió en 1976 cerca del río Ébola en el norte de la República Democrática del Congo. | Pixabay

Las autoridades sanitarias de Uganda han declarado un brote de la enfermedad del Ébola. Los brotes de ébola surgen periódicamente en varios países africanos, sobre todo en la República Democrática del Congo (RDC). El experto en salud pública Yap Boum, que ha estado involucrado en el manejo de brotes de ébola en el pasado, responde algunas preguntas clave sobre la historia del ébola, el tratamiento y cómo mantenerse a salvo.

¿Cuáles son los orígenes del virus?

El ébola es una enfermedad antigua y mortal que se descubrió en 1976 cerca del río Ébola en el norte de la República Democrática del Congo. El virus lleva el nombre del río. Fue descubierto por científicos como Jean-Jacques Muyembe, microbiólogo congoleño y director general del Institut National pour la Recherche Biomedicale de la República Democrática del Congo, e investigadores del Instituto de Medicina Tropical, incluidos Stefaan Pattyn, Guido van der Groen y Peter Piot.

El profesor Muyembe fue llamado a la aldea de Yambuku en el norte de Zaire (ahora República Democrática del Congo), donde había estallado una misteriosa enfermedad. Tomó una muestra y la envió al laboratorio del Instituto de Medicina Tropical de Bélgica, donde se aisló el virus.

Desde entonces, se han identificado cinco cepas del virus del Ébola, cuatro de las cuales se sabe que causan enfermedades en humanos: el virus del Ébola (Zaire ebolavirus); virus de Sudán (ébolavirus de Sudán); Taï Forest virus (Taï Forest ebolavirus, anteriormente Côte d'Ivoire ebolavirus); y virus Bundibugyo (Bundibugyo ebolavirus).

Es una enfermedad zoonótica (transmitida por animales), aunque se desconoce el huésped reservorio natural del virus del Ébola. Sin embargo, los murciélagos son el reservorio más probable.

¿Cuáles son los síntomas del Ébola?

Si bien los signos y síntomas pueden aparecer entre 2 y 21 días después del contacto con el virus, generalmente aparecen entre 8 y 10 días.

Son bastante similares a muchas enfermedades tropicales, especialmente la malaria y la fiebre tifoidea, con las que comparten síntomas como:

  • fiebre
  • dolores y molestias, como dolor de cabeza intenso y dolor muscular y articular
  • debilidad y fatiga
  • dolor de garganta
  • pérdida de apetito
  • dolor abdominal
  • diarrea y vómitos
  • hemorragia, sangrado o hematomas inexplicables

Las principales diferencias aparecen en las últimas etapas de la infección. Estos síntomas pueden incluir ojos rojos, erupción cutánea e hipo.

¿Se puede tratar?

La enfermedad del virus del Ébola ahora se puede tratar. El ensayo clínico PALM, implementado entre 2018 y 2020 en la RDC, ha evaluado cuatro fármacos candidatos. Dos de ellos, Inmazeb y Ebanga, fueron aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos de los EU en octubre y diciembre de 2020 para tratar la enfermedad del virus del Ébola causada por el virus del Ébola. La Organización Mundial de la Salud (OMS) los pone a disposición de los pacientes durante los brotes de ébola y no están disponibles en el mercado.

Inmazeb es una combinación de tres anticuerpos monoclonales y Ebanga es un solo anticuerpo monoclonal. Los anticuerpos monoclonales (a menudo abreviados como mAbs) son proteínas producidas en un laboratorio u otra instalación de fabricación que actúan como anticuerpos naturales para evitar que un germen, como un virus, se reproduzca después de haber infectado a una persona.

Ebanga se aisló de un superviviente humano del brote de ébola de 1995 en Kikwit, República Democrática del Congo, que mantuvo anticuerpos circulantes contra el virus del ébola durante más de una década después de la infección.

Sin tratamiento, la tasa de letalidad promedio es de aproximadamente 50%. Pero ha oscilado entre el 25% y el 90% en brotes anteriores.

¿Se puede prevenir?

Las personas pueden vacunarse contra una cepa, el virus Zaire Ebola. Se convirtió en una enfermedad prevenible luego de la validación de una vacuna candidata durante el ensayo clínico Ca Suffit Ebola en 2015 en Guinea. La vacuna contra el ébola rVSV-ZEBOV (llamada Ervebo®) fue aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de los EU en diciembre de 2019. Esta vacuna se administra como una vacuna de dosis única y se ha demostrado que es segura y protectora con una eficacia informada del 100 %.

Aunque aún no ha sido aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de EU, Johnson & Johnson tiene una vacuna de dos dosis para la cepa Zaire que se usó de emergencia en 2019 durante un brote de ébola en la República Democrática del Congo. Esta vacuna requiere una dosis inicial y una dosis de “refuerzo” 56 días después y podría estar disponible a través de la OMS durante los brotes.

¿Cómo puedes protegerte?

El ébola es una enfermedad altamente transmisible pero, además de la vacunación contra la cepa Zaire, su propagación se puede prevenir mediante medidas conductuales.

Las personas deben evitar el contacto con sangre y fluidos corporales, como orina, heces, saliva, sudor, vómito, leche materna, líquido amniótico, semen y fluidos vaginales, de personas enfermas. Las personas también deben evitar el contacto con sus artículos personales que puedan tener rastros de estos fluidos.

Las personas que estaban previamente infectadas aún pueden portar la enfermedad en su semen.

Debido a que es una enfermedad zoonótica, es decir, transmitida de animales a humanos, las personas deben evitar el contacto con murciélagos, antílopes del bosque, primates no humanos (como monos y chimpancés) y carne y sangre silvestres, especialmente en áreas endémicas.

Por último, se deben evitar las prácticas funerarias o de entierro que impliquen tocar el cuerpo de alguien que pueda haber muerto a causa del ébola. La experiencia en África occidental muestra que estas prácticas de entierro se encuentran entre los súper propagadores del virus del Ébola.

La enfermedad por el virus del Ébola es una enfermedad mortal que se puede prevenir y curar. El siguiente paso es la producción local de diagnósticos, vacunas y medicamentos para garantizar que los países endémicos controlen su propio stock y puedan ponerlos a disposición de su población. África no puede quedarse atrás una vez más cuando se trata de diagnósticos, vacunas y tratamientos, como lo ha sido durante la pandemia de COVID y los brotes de viruela del simio.

Artículo original en The Conversation

The Conversation

En esta nota

Comentarios