GA4 - Google Analitycs
Tendencias
Cintilla de tendencias

Cometa ZTF

Plan B

Metro de la CDMX

Lisa Loring

Con Ancient Apocalypse de Netflix, Graham Hancock ha declarado la guerra a los arqueólogos

El autor Graham Hancock está de vuelta, defendiendo su trillada teoría sobre una civilización global avanzada de la era del hielo, que conecta en Ancient Apocalypse con la leyenda de la Atlántida. 

Avatar del

Por The Conversation

CALIFORNIA.-El nuevo programa enormemente popular de Netflix, Ancient Apocalypse, es un ataque total contra los arqueólogos.

“Como arqueólogo comprometido con el compromiso público que cree firmemente en la relevancia de estudiar a los pueblos antiguos, creo que es necesaria una defensa a todo pulmón”, dijo Flint Dibble.

El autor Graham Hancock está de vuelta, defendiendo su trillada teoría sobre una civilización global avanzada de la era del hielo, que conecta en Ancient Apocalypse con la leyenda de la Atlántida. Su argumento, como se expone en este programa y en varios libros, es que esta civilización avanzada fue destruida en una inundación catastrófica.

Los sobrevivientes de esta civilización avanzada, según Hancock, introdujeron la agricultura, la arquitectura, la astronomía, las artes, las matemáticas y el conocimiento de la “civilización” a los “simples” cazadores-recolectores. La razón por la que existe poca evidencia, dice, es porque está bajo el mar o fue destruido por el cataclismo.

“Quizás”, postula Hancock en el primer episodio, “la actitud extremadamente defensiva, arrogante y condescendiente de la academia dominante nos impide considerar esa posibilidad”.

     

La defensa del pseudo pez

En el diálogo inicial de Ancient Apocalypse, Hancock rechaza ser identificado como arqueólogo o científico. En cambio, se llama a sí mismo un periodista que está “investigando la prehistoria humana”. Una elección astuta, ya que la etiqueta "periodista" ayuda a Hancock a refutar ser caracterizado como un "pseudoarqueólogo" o "pseudocientífico", lo que, como él mismo dice en el episodio cuatro, sería como llamar a un delfín "pseudopez".

“Desde mi perspectiva como arqueólogo, sorprendentemente (o quizás no sorprendentemente) el espectáculo carece de evidencia para respaldar la teoría de Hancock de una civilización avanzada de la edad de hielo global. El único sitio que visita Hancock que en realidad data de cerca del final de la edad de hielo es Göbekli Tepe en la Turquía moderna”, indica Dibble.

En cambio, Hancock visita varios sitios de montículos de América del Norte, pirámides en México y sitios que se extienden desde Malta hasta Indonesia, que Hancock está convencido de que ayudan a probar su teoría. Sin embargo, todos estos sitios han sido publicados en detalle por los arqueólogos, y una gran cantidad de evidencia indica que datan de miles de años después de la edad de hielo.

Hancock argumenta que los espectadores “no deberían confiar en los llamados expertos”, lo que implica que deberían confiar en su narrativa. Sus ataques contra los “arqueólogos de la corriente principal”, los “supuestos expertos” que “practican la censura” son estridentes y frecuentes. Después de todo, como dice en el episodio seis, "los arqueólogos se han equivocado antes y podrían volver a equivocarse".

Steph Halmhofer, candidata a doctorado en la Universidad de Alberta que estudia el uso de la pseudoarqueología y el borrado de la herencia indígena por parte de grupos de extrema derecha, sugiere que estos ataques a los arqueólogos funcionan para aumentar su sentido de autoridad con los espectadores. Como explica Halmhofer:

Se trata del conspiracionismo y el posicionamiento de Hancock como víctima de una conspiración. Los repetidos comentarios despectivos sobre los arqueólogos y otros académicos en cada episodio de Ancient Apocalypse son necesarios para recordar a la audiencia que el pasado alternativo que se propone es verdadero, independientemente de la falta de evidencia concluyente para ello. Y la vaguedad de quién era esta supuesta civilización avanzada, combinada con la credibilidad que se le dio al estar en una serie producida por Netflix, hará de Ancient Apocalypse una fuente fácilmente moldeable para cualquiera que busque completar un pasado mítico fantaseado"

Peligros de la pseudo arqueología

En la última década hemos visto cómo las teorías de la conspiración y la desconfianza en los expertos impactan en el mundo que nos rodea. Y la investigación ha demostrado cómo la pseudo arqueología, especialmente cuando se expresa en una retórica antiintelectual, puede superponerse con pensamientos de conspiración más peligrosos.

Por supuesto, los arqueólogos admiten con frecuencia cuando nos hemos equivocado. Cualquier académico que enseñe "Arqueología 101" o solicite fondos para un nuevo estudio señala cómo la nueva evidencia actualiza nuestra imagen del pasado. A pesar de que cada campo científico actualiza su pensamiento con nueva evidencia, según Hancock, cualquier reescritura de la historia significa que no se debe confiar en los arqueólogos, sus "supuestos expertos".

A pesar de las repetidas afirmaciones hechas por Hancock, ningún arqueólogo hoy en día ve a los cazadores-recolectores de la Edad de Piedra o a los primeros agricultores como "simples" o "primitivos". Los vemos como personas complejas. Preparar a los espectadores para que desconfíen de los arqueólogos también le permite a Hancock usar la lógica circular para volver a fechar estos sitios.

Los turbios orígenes de las teorías de Hancock

Hancock afirma en su libro Magicians of the Gods que como las “implicaciones” de sus teorías “todavía no han sido tenidas en cuenta en absoluto por historiadores y arqueólogos, estamos obligados a contemplar la posibilidad de que todo lo que nos han enseñado sobre los orígenes de la civilización podría estar equivocada”. Sin embargo, los arqueólogos han abordado repetidamente sus teorías en publicaciones académicas, en la televisión y en los principales medios de comunicación.

Lo más llamativo para los académicos que investigan la historia de la pseudo arqueología de Hancock es que, si bien afirma que "derroca el paradigma de la historia", no reconoce que su teoría general no es nueva.

Académicos y periodistas han señalado que las ideas de Hancock reciclan las desacreditadas conclusiones extraídas por el congresista estadounidense Ignatius Donnelly en su libro Atlantis: The Antediluvian World, publicado en 1882.

Donnelly también creía en una civilización avanzada, la Atlántida, que fue aniquilada por una inundación hace más de 10,000 años. Afirmó que los sobrevivientes enseñaron a los indígenas los secretos de la agricultura y la arquitectura monumental.

Al igual que muchas formas de pseudoarqueología, estas afirmaciones actúan para reforzar las ideas de la supremacía blanca, despojando a los pueblos indígenas de su rica herencia y, en cambio, dando crédito a los aliens o a los blancos.

Hancock incluso cita directamente a Donnelly en su libro Fingerprints of the Gods de 1995, afirmando: “El sistema de carreteras y la arquitectura sofisticada habían sido 'antiguos en la época de los incas', pero ambos 'fueron obra de hombres blancos de cabello castaño rojizo. '.” Si bien el color de la piel no se menciona en Ancient Apocalypse, la repetición de la historia de un Quetzalcóatl "barbudo" (una antigua deidad mexicana) repite tanto el resumen de Donnelly como el de Hancock de un Quetzalcóatl blanco y barbudo que enseña a los nativos el conocimiento de esta "civilización perdida".

El reflejo de Hancock de la "ciencia" centrada en la raza de Donnelly se ve más explícitamente en su ensayo, Mysterious Strangers: New Findings About the First Americans. Al igual que Donnelly, Hancock encuentra representaciones de "caucasoides" y "negroides" en el arte indígena estadounidense y en la mitología (a menudo mal traducida), e incluso llama la atención sobre algunas de las mismas esculturas que Donnelly.

Este tipo de "ciencia racial" está desactualizado y desacreditado hace mucho tiempo, especialmente dados los fuertes vínculos entre la Atlántida y los arios propuestos por varios "arqueólogos" nazis.

"Estas son las razones por las que los arqueólogos seguirán respondiendo a Hancock. No es que lo "odiemos" como él afirma, es simplemente que creemos firmemente que está equivocado. Su pensamiento erróneo implica que los pueblos indígenas no merecen crédito por su herencia cultural", subraya el científico.

Netflix etiqueta Ancient Apocalypse como una docuserie. IMDB lo llama un documental. No es ninguno. Es una teoría de la conspiración de ocho partes que utiliza una retórica dramática contra los académicos.

Artículo original publicado en The Conversation

En esta nota

Comentarios