Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Estilos / Salud masculina

Características que hacen que la cara de un hombre atractivo son reveladas

El tamaño y la forma de la mandíbula y el mentón son indicadores clave de masculinidad y atractivo en los hombres.

En el mundo de la belleza, mucho se ha hablado sobre los estándares de atracción femenina, pero ¿qué hay de la atracción masculina? Un reciente estudio ha revelado seis características clave que hacen a los hombres atractivos.

Estas características desatan controversia y nos muestran una realidad más compleja y matizada que la belleza convencionalmente asociada a las mujeres.

En primer lugar, la masculinidad no siempre está ligada a la belleza masculina. Si bien un hombre puede aparentar ser más fuerte y dominante, también puede tener rasgos negativos asociados a un mayor nivel de testosterona, como agresividad y peligrosidad, según dice un video publicado en el canal de YouTube QOVES Studio.

El Imparcial: imagen de artículo

Para las parejas femeninas, esto supone un dilema a considerar: ¿valen la pena los aspectos positivos a costa de los negativos?

Las preferencias de las mujeres en cuanto a la atracción masculina son variables y personales. Algunas prefieren rasgos más masculinos, como cejas gruesas y ojos rectangulares, mientras que otras se sienten atraídas por rasgos más feminizados, como una nariz redondeada o labios más llenos. La definición de atractivo es tan diversa como las mujeres mismas.

El tamaño y la forma de la mandíbula y el mentón son indicadores clave de masculinidad y atractivo en los hombres. Estos rasgos faciales están asociados a los niveles hormonales y actúan como señales de madurez y virilidad. Un mentón grande, tanto en longitud como en anchura, es considerado un rasgo deseable.

El Imparcial: imagen de artículo

Otro rasgo importante relacionado con la percepción de la atracción facial masculina es la prominencia de la mandíbula. El grado en que el mentón se extiende en relación al resto de la cara puede medirse considerando diferentes elementos faciales. Se ha descubierto que los rostros más atractivos son aquellos con un grado de protrusión promedio. Los rostros con desviaciones leves conservan parte de su atractivo, mientras que aquellos con desviaciones mayores resultan menos atractivos.

El Imparcial: imagen de artículo

La forma y prominencia de la mandíbula también influyen en la atracción masculina. Los hombres suelen tener mandíbulas más anchas que las mujeres, lo que se considera un signo de masculinidad. Estudios han demostrado que la prominencia del hueso de la mandíbula y la línea de la mandíbula son dos de los tres rasgos más importantes para la percepción de la masculinidad, junto con el grosor de las cejas.

El Imparcial: imagen de artículo

La presencia de vello facial, como la barba, también puede tener un impacto significativo en la atracción y la masculinidad de un hombre. Un estudio reveló que los hombres con barba de varios días eran considerados más atractivos que aquellos con barbas completas o afeitados por completo. Además, la distribución uniforme del vello facial también influía en la atracción sexual percibida por las mujeres.

Otros rasgos faciales, como el tamaño y la forma de los ojos, el grosor de las cejas, el tamaño de los labios y la apariencia dental, también juegan un papel en la atracción masculina.

El Imparcial: imagen de artículo

Sin embargo, es importante destacar que algunos rasgos pueden ser más relevantes que otros y que las preferencias individuales pueden variar según el contexto y las características personales.

La belleza masculina puede variar

La belleza masculina y la atracción no se rigen por un único estándar. La masculinidad puede manifestarse de diferentes formas y su percepción varía según las preferencias individuales.

La mandíbula, el mentón y la barba son características faciales clave que influyen en la atracción masculina, pero también se deben considerar otros rasgos como los ojos, las cejas, los labios y los dientes.

La diversidad en la belleza masculina es fascinante y continúa desafiando los conceptos preconcebidos.

En esta nota