Estilos

Analizan vestigios de hallazgo arqueológico de La Media Luna

En la primera visita también fueron encontradas figurillas de cerámica.

Avatar del

Por El Universal

En 2016 se registraron más de 433 figurillas de tres museos y tres colecciones.(El Universal)

En 2016 se registraron más de 433 figurillas de tres museos y tres colecciones. | El Universal

CIUDAD DE MÉXICO

Especialistas de la Subdirección de Arqueología Subacuática del INAH y del Instituto de Investigaciones Nucleares de la UNAM estudian figurillas y restos humanos que han sido encontrados en La Media Luna, San Luis Potosí, para poder definir su fecha de creación y origen, como parte del Proyecto Arqueológico Media Luna.

Los primeros trabajos en el sitio se realizaron en 1981, con el entonces Departamento de Arqueología Subacuática. En la primera visita se hicieron trabajos de prospección y excavación dentro y fuera del agua. Ahí fue encontrado un depósito de restos óseos de dos infantes: Uno de cinco años y otro sin edad identificada.

En la primera visita también fueron encontradas figurillas de cerámica; sin embargo, el proyecto no tuvo continuidad y hasta 2016 la Subdirección de Arqueología Subacuática volvió a trabajar en el sitio.

"Toda la temporalidad que se ha planteado para los objetos encontrados en La Media Luna ha sido de trabajos previos de investigadores sobre la cerámica de la región, sobre todo de Dominique Michelet. Se propuso una temporalidad de entre el 200 d.C. al 1000 d.C., que es el periodo es Clásico y Posclásico Temprano", dice Pamela Lara, arqueóloga que forma parte del proyecto.

Pamela Lara comenta que retomaron el proyecto con tres objetivos principales: Comprender las transformaciones del manantial, conocer quiénes frecuentaban el manantial "porque hay poca información sobre los grupos culturales que estaban en esa zona que limita con la Huasteca y con el Altiplano, pero no hemos encontrado evidencia directa que relacione con un grupo específico", y caracterizar las actividades rituales, "dado que no se han encontrado unidades habitacionales cerca".

En 2016, la arqueóloga registró más de 433 figurillas de tres museos y tres colecciones, además de las 36 figurillas que forman parte de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS).

Las figurillas se caracterizan por tener los brazos cruzados, diferentes tocados o algunos accesorios, por lo que una de las líneas de investigación es la iconografía. "La diversidad de figurillas tal vez nos puedan hablar de los seres sobrenaturales en los que creían o de diferentes propósitos rituales".

Actualmente, la SAS trabaja con especialistas del Instituto de Investigaciones Nucleares de la UNAM para el análisis de composición de las figurillas, es decir, toman muestras para rastrear el banco de arcilla de procedencia.

"Por la posición de los cuerpos sabemos que el sitio era usado como depósito funerario, aunque también falta estudiar si las figurillas tienen relación con los restos".

En el proyecto también participa Jorge Nukyen Archer, de la Escuela Nacional de Antropologia e Historia (ENAH), quien hace análisis microbotánicos, en específico del sarro en los dientes para poder conocer la dieta de los pobladores.

En esta nota
  • INAH
  • Hallazgo arqueológico

Comentarios