Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Estilos / Acné

Acne en el cuero cabelludo: ¿Cómo tratarlo?

La presencia de granos o acné en la piel, ya sea en el rostro, brazos o cuero cabelludo, genera inquietud debido a sus posibles impactos en la salud. 

CIUDAD DE MÉXICO.- La presencia de granos, también denominados médicamente como acné, representa uno de los factores que genera mayor inquietud y preocupación en las personas. Este fenómeno se debe a que la piel, siendo un órgano dinámico, experimenta cambios que, si no se abordan de manera adecuada, pueden tener repercusiones en la salud.

En términos generales, el acné tiende a aparecer comúnmente en la piel del rostro o los brazos; no obstante, también hay individuos que lo experimentan en el cuero cabelludo, lo que puede ocasionar dolor, escozor y picazón como síntomas adicionales.

Adicionalmente, la manifestación del acné está asociada a la acumulación de suciedad, grasa y otras sustancias en los folículos pilosos, pudiendo desencadenar infecciones y pérdida de cabello. A esto se suman diversos factores, como cambios hormonales, predisposición genética, hábitos alimenticios, entre otras variables, que también pueden contribuir al desarrollo del acné en el cuero cabelludo. Los granos suelen ser clasificados según su color, ya sea rojos, con pus, amarillos o secos.

Aunque no existe un método completamente infalible para prevenir la aparición de granos en la cabeza, existen medidas que pueden reducir la probabilidad de su ocurrencia. Se recomienda lavar el pelo con agua tibia y concluir el baño con agua fría, ya que el agua tibia mejora la circulación, mientras que la fría contribuye al cierre de los poros.

No obstante, la medida más importante para tratar los granos en el cuero cabelludo es utilizar el champú adecuado, preferiblemente uno sin sulfatos con antioxidantes e ingredientes antiinflamatorios como el romero y la lavanda.

También podría interesarte: ¿Cómo detectar lunares peligrosos?

Se sugiere realizar masajes suaves en el cuero cabelludo durante el lavado y optar por champús con una consistencia no muy densa, ya que los productos demasiado densos pueden incrementar la producción de grasa en el cuero cabelludo, propiciando la aparición de granos. En caso de ser posible, se pueden utilizar productos con ácido salicílico. Aplicando estos cambios en la rutina, es probable que el picor desaparezca y la piel recupere su estado natural en cuestión de semanas.

En esta nota