Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Estilos / #EnTendencia

Seguridad evolutiva

La industria automotriz se encuentra en constante evolución, y así como los vehículos muestran diseños más futuristas y eficientes, sus componentes también mejoran para ofrecer una mejor experiencia de manejo a los usuarios.

Seguridad evolutiva

Los materiales involucrados en la instalación, al igual que el equipo necesario para sustituir los cristales, ha evolucionado constantemente a la par de la industria automotriz.

Los cristales automotrices no sólo nos permiten tener una visión periférica alrededor del auto, sino que forman parte de la fuerza estructural del vehículo y contiene muchos elementos para la seguridad y operación del mismo.

Las películas de control solar a diferencia de los polarizados, son películas inteligentes que filtran el 99% de los rayos ultra violeta e infrarrojos para evitar que se caliente el interior del vehículo y se proteja su tapicería.

Los únicos cristales reparables son los parabrisas que utilizan cristales laminados. Estos cristales al fracturarse no se fragmentan y permanecen en su lugar permitiendo que bajo una lista de condiciones como son el tamaño y la ubicación del daño se pudiera reparar. La reparación consiste en limpiar la fractura y rellenarla de resina que pega la fractura y elimina el efecto óptico de la rotura.

Cada año que pasa los cristales automotrices incorporan más elementos tecnológicos que protegen al medio ambiente y que asisten al conductor al manejar el vehículo. La incorporación de nuevos filtros solares y acústicos, así como de cámaras lidiares y radares son ya una realidad en México.

Estos elementos forman parte de sistemas sofisticados de seguridad y requieren de un diagnóstico y posible calibración al momento de reemplazar el cristal.

Temas relacionados