Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Estilos / Caballo

Esto vive un caballo, según estudio

De acuerdo con el estudio, un caballo tiene una esperanza de vida promedio de entre 20 y 30 años

Esto vive un caballo, según estudio

En la mayoría de los hogares del mundo, tener una mascota es algo habitual. Perros, gatos, peces y aves son los animales domésticos más comunes. Sin embargo, hay quienes optan por incorporar a su hogar un tipo de animal menos convencional: los caballos.

La afición por los caballos suele encontrarse en personas que disfrutan de actividades al aire libre o deportes ecuestres. Para algunos, estos majestuosos animales no solo ofrecen compañía, sino también beneficios terapéuticos y la placentera experiencia de cabalgar. Sin embargo, tener un caballo como mascota conlleva una serie de responsabilidades y desafíos distintos a los que implica tener un perro o un gato.

Te puede interesar: Solo un 5 % de la terapias que se ponen a prueba en animales logran llegar al uso humano

La experiencia de tener un caballo como mascota

Un estudio reciente realizado por la Facultad de Ciencias Agrícolas, Ambientales y del Consumidor de la Universidad Estatal de Nuevo México arroja luz sobre las particularidades de tener un caballo. Este análisis subraya las necesidades básicas de estos animales, como el control rutinario de su salud, su alimentación, el suministro constante de agua y el cuidado de sus pezuñas. Estos aspectos son fundamentales para garantizar el bienestar de un caballo.

Además de los cuidados esenciales, es importante considerar la longevidad de estos animales. Según el estudio, un caballo tiene una esperanza de vida promedio de entre 20 y 30 años, lo que implica un compromiso a largo plazo para sus dueños. Este dato es crucial para quienes piensan en adoptar un caballo, ya que estos animales acompañarán a sus propietarios durante una parte significativa de sus vidas.

Desde un punto de vista económico, el estudio destaca que el mantenimiento anual de un caballo ronda los 3,000 dólares. Este gasto incluye alimentación, cuidados veterinarios y otros servicios esenciales. Además, se menciona que vender un caballo en la actualidad no es tan sencillo como en el pasado, lo que podría complicar la situación si se decide no continuar con su tenencia.

Temas relacionados