Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Estilos / Embarazo

La dieta de una mujer en el embarazo puede influir en los rasgos faciales del bebé: estudio

Una investigación experimentada a través de ratones sugiere que existe relación entre alimentación de la madre durante el embarazo y el desarrollo facial del feto.

¿Existe relación entre la nutrición de la madre y el aspecto físico de su bebé? Estudio revela que sí. | Crédito: Pexels

ESTADOS UNIDOS.- Un estudio reciente publicado en la revista Nature Communications arroja luz sobre la influencia de la dieta materna en la formación de los rasgos faciales del bebé, destacando la importancia de los factores ambientales durante el embarazo.

Crédito: Pexels

Según los investigadores de la Universidad Médica de Viena y la Universidad de Gotemburgo, el contenido proteico de la alimentación de la madre gestante puede afectar el desarrollo facial del feto, según experimentos realizados en ratones.

El desarrollo de los rasgos faciales durante la gestación es un proceso complejo y delicado, en el que intervienen factores genéticos y ambientales.

Aunque se han identificado influencias genéticas en la formación facial, este estudio resalta la relevancia de los factores ambientales, en particular la nutrición materna, en este proceso.

El estudio sugiere que la alimentación de la madre durante su embarazo podría impactar en los rasgos físicos del bebé. | Crédito: Pexels

Los investigadores utilizaron un enfoque novedoso para identificar regiones de ADN que regulan la expresión génica durante el desarrollo facial en embriones humanos, cruzándolos con genes asociados a la variación de rasgos faciales. Descubrieron que varios de estos reguladores están relacionados con la vía mTORC1, que controla procesos celulares en respuesta a la nutrición.

Experimentos con ratones y peces cebra revelaron que la activación o represión de esta vía durante el desarrollo embrionario temprano condujo a cambios significativos en los rasgos faciales de los embriones.

Además, las ratonas gestantes alimentadas con una dieta rica en proteínas mostraron alteraciones en la señalización de mTORC1, así como diferencias en las características faciales de su descendencia en comparación con las ratonas alimentadas con dietas bajas en proteínas.

Crédito: Pexels

Los hallazgos sugieren que los cambios en la dieta materna pueden interactuar con la maquinaria genética que da forma a los rasgos faciales individuales.

Los autores del estudio destacan la necesidad de continuar investigando para comprender completamente esta compleja interacción entre factores genéticos y ambientales en el desarrollo facial prenatal.

Este estudio no solo proporciona nuevas perspectivas sobre el desarrollo facial fetal, sino que también podría tener implicaciones clínicas importantes para el tratamiento y prevención de anomalías craneofaciales.

También te puede interesar: El misterio del vínculo del síndrome de Couvade: la empatía excesiva del hombre en el embarazo

En esta nota