Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Estilos / Estudio

¿Cuál es la mejor música para estudiar? La ciencia te lo revela

Un estudio científico desentraña cómo la música puede potenciar tu concentración y rendimiento académico

La elección de la música para estudiar es altamente personal, variando según las preferencias individuales y el tipo de tarea | Foto: pexels

Ciudad de México.- La música, una aliada poderosa en nuestra vida cotidiana, desempeña un papel crucial no solo en momentos de inspiración y consuelo emocional, sino también en nuestras sesiones de estudio. Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford han destacado que la música barroca, en particular, mejora la experiencia de estudio, ofreciendo una perspectiva valiosa sobre cómo la elección musical puede influir en nuestra capacidad de concentración y retención de información.

¿Cuál es la música ideal para estudiar?

Según el informe, las melodías relajantes, especialmente las composiciones de Mozart, emergen como las más efectivas para acompañarnos durante el estudio. Además de la música, los sonidos de la naturaleza y el silencio en un entorno tranquilo también se revelan como opciones ideales para potenciar el aprendizaje.

La música ambiental, caracterizada por sonidos suaves y armonías extendidas, crea un ambiente propicio para la concentración, actuando como un puente entre el silencio absoluto y el ruido cotidiano. Esto permite que la mente se centre sin ser perturbada por estímulos externos, ideal para momentos donde la atención es clave.

Por otro lado, la música clásica, con su complejidad y riqueza emocional, ha sido durante mucho tiempo una compañera de estudiantes y académicos, mejorando el rendimiento cognitivo y la concentración. Sin embargo, su complejidad puede resultar distractiva para tareas que demandan un alto nivel de concentración.

Te puede interesar: Biólogo explica las diferencias entre grillos y saltamontes

En contraste, el rock instrumental, con su enfoque en la melodía y la energía, puede ser una excelente opción para momentos de estudio. La ausencia de letras permite que la mente se sumerja en la tarea, siendo particularmente útil para tareas mecánicas o menos complejas.

Además, los sonidos naturales como el susurro del viento o el murmullo de un río pueden reducir el estrés y crear un ambiente propicio para la concentración y la creatividad durante el estudio.

La elección de la música para estudiar es altamente personal, variando según las preferencias individuales y el tipo de tarea. Se recomienda experimentar con diferentes géneros musicales para encontrar aquellos que potencien al máximo los niveles de concentración y creatividad durante el estudio.

En esta nota