Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Estilos / #EnTendencia

Diáfano y vanguardista

Inspirados en el trabajo del fotógrafo Edward Burtynsky, quien ha conformado una importante colección de imágenes de grandes canteras alrededor del mundo, así como el proyecto El Ciclo Cremaster, del artista visual Matthew Barney.

Inspirados en el trabajo del fotógrafo Edward Burtynsky, quien ha conformado una importante colección de imágenes de grandes canteras alrededor del mundo, así como el proyecto El Ciclo Cremaster, del artista visual Matthew Barney.

La firma canadiense Leckie Studio Architecture + Design creó AeR Skinlab, una clínica de dermatología cosmética con sede en Vancouver.

Al ingresar por la puerta traslúcida, a pie de calle, el visitante se encuentra con un espacio que difícilmente lo dejará indiferente, pues inmediatamente desde el lobby llama la atención el techo del que suspenden unas formaciones que emulan estalactitas o hielo congelado. Se trata de una instalación producida por Leckie Studio en colaboración con la firma local de arte y diseño Tangible Interaction.

El propietario de la clínica quería brindar a los usuarios un espacio que les transmitiera una calma rejuvenecedora, una invitación a desacelerar y volver a un estado de ser más elemental.

“El enfoque arquitectónico fue explorar un sentido del tiempo geológico y la conexión a tierra a través de una forma monolítica y una materialidad monocromática para crear un lugar que se siente excavado en la quietud de la roca”, comentó Michael Leckie, director del estudio de diseño.

“La superficie de la roca revelaría simultáneamente el proceso de su propia creación, además, mostraría las técnicas de los canteros. Comparé los árboles tenaces y los estanques de agua con los centinelas de la naturaleza que esperan la eventual retirada del hombre y la máquina para comenzar el lento proceso de recuperación”.

Los artífices también reemplazaron el acristalamiento de la fachada de la tienda existente por vidrio estriado, lo que reforzó la textura del espacio y, al mismo tiempo, le brindó una sensación de privacidad.

Inspiración natural

La clínica abarca poco más de 80 metros cuadrados y consta de tres salas de tratamiento, un área de consulta y la recepción.

El mostrador de servicio y casi todos los muros están revestidos con grandes paneles de mármol gris procedente de la isla de Vancouver y a cada losa se le dio un acabado estriado para emular la textura de la superficie irregular de la piedra.

En la fachada de vidrio de la AER Skinlab también se hizo un tratamiento similar estriado, a fin de oscurecer un poco el interior para preservar la privacidad de los pacientes.

En cuanto a la instalación de Tangible Interaction, que luce etérea, pero firme, se compone de tiras de Tyvek, un tipo de tela de polietileno de alta densidad que se cuelga en diferentes longitudes. Agrupadas, asemejan estalactitas, aquellas formaciones minerales puntiagudas que se crean cuando el agua gotea a través del techo de una cueva.

Todo el programa destaca por la paleta monocromática, en tonos blanco y gris, lo que da como resultado un diseño inusual, de aspecto futurista y vanguardista, sin dejar de lado un ambiente de confort, pulcritud y relajación.

En corto

+ La obra se completó en 2022.

+Abarca 81 metros cuadrados.

+ Las salas de consulta y tratamiento son de estilo minimalista, con acabados sencillos, pero estéticos y funcionales.

En esta nota