Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Estilos / Sedentarismo

Consejos efectivos para combatir el sedentarismo y mejorar tu salud

La inactividad física puede tener consecuencias significativas en la salud de los adultos

Consejos efectivos para combatir el sedentarismo y mejorar tu salud

CIUDAD DE MÉXICO.- Las cifras relacionadas con la actividad física en adultos son motivo de preocupación, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que informa que “uno de cada cuatro adultos, y al menos cuatro de cada cinco adolescentes, no alcanza los niveles de actividad física recomendados”.

La inactividad física puede tener consecuencias significativas en la salud de los adultos, afectando diversos aspectos clave. Por ejemplo, la práctica regular de actividad física no solo contribuye a mejorar la salud cognitiva, sino que también incide positivamente en el sueño y en la composición del tejido adiposo en muchos adultos.

Como combatir el sedentarismo y mejorar tu salud

Uno de los problemas más notables derivados de la inactividad es el aumento de la obesidad. La falta de actividad física conlleva al incremento de peso, acumulación de grasa corporal y un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Además, se asocia con la disminución de masa muscular y baja densidad ósea, factores que contribuyen a la fragilidad y al aumento del riesgo de fracturas.

La inactividad física también tiene un impacto significativo en la salud mental de los adultos. El ejercicio físico estimula la liberación de endorfinas, hormonas que mejoran el estado de ánimo y reducen el estrés. La carencia de actividad física, por el contrario, puede contribuir al desarrollo de problemas como la depresión y la ansiedad en adultos.

Ante este panorama, es crucial adoptar estrategias efectivas para fomentar un estilo de vida más activo. Algunas recomendaciones incluyen:

  • Establecer metas realistas: Definir objetivos alcanzables y sostenibles, como caminar 30 minutos al día, realizar ejercicio en casa o unirse a un club deportivo.
  • Haz del ejercicio una rutina: Integrar la actividad física en la rutina diaria es clave para evitar la inactividad.
  • Explora opciones: La actividad física no se limita al gimnasio. Alternativas como el baile, la jardinería o la práctica de deportes al aire libre pueden ser igualmente efectivas. Encontrar una actividad divertida y motivante es esencial.
  • Busca apoyo social: La motivación se fortalece al compartirla con otros. Unirse a un grupo de ejercicio o encontrar amigos con intereses similares puede hacer que el proceso sea más agradable.
  • Toma descansos activos: Romper la inactividad es fundamental. En lugar de pasar horas sentado en el trabajo o frente al televisor, realiza estiramientos o da un paseo breve cada hora.

Adoptar estas estrategias puede marcar la diferencia en la lucha contra la inactividad física, promoviendo una vida más saludable y equilibrada.

En esta nota