Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Estilos /

¿Cuáles son los alimentos que debes evitar consumir por la noche?

Descubre cómo las decisiones en tu cena pueden influir en la calidad del sueño y la salud a largo plazo.

Imagen de unos tacos mexicanos.

CIUDAD DE MÉXICO.- La comida que elegimos para nuestra última ingesta del día puede tener un impacto significativo en nuestra salud y calidad de sueño.

Optar por alimentos inadecuados antes de acostarnos puede interrumpir los patrones de sueño, afectando nuestra productividad y toma de decisiones al día siguiente. Además, la elección equivocada puede llevar a un aumento de peso no deseado y aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas.

¿Cuáles son los alimentos que debes evitar por la noche?

Evitar ciertos alimentos antes de acostarse es esencial.

Las bebidas gaseosas, especialmente las que contienen un alto contenido de azúcar y cafeína, pueden perturbar el sueño y favorecer el aumento de peso.

Consumir alimentos grasos, como la comida para llevar y carnes procesadas, puede alterar los patrones de sueño y provocar interrupciones nocturnas.

El alcohol, a pesar de su efecto sedante inicial, puede reducir la calidad del sueño y aumentar el riesgo de enfermedades crónicas. Incluso el chocolate, apreciado por muchos, contiene cafeína y teobromina, lo que puede afectar negativamente el sueño si se consume antes de acostarse.

Los alimentos picantes, el café y los aperitivos salados también deben evitarse antes de dormir, ya que pueden provocar reflujo ácido, interrupciones del sueño y afectar la temperatura corporal. Además, alimentos diuréticos, como pepinos y cítricos, pueden aumentar la frecuencia de la micción durante la noche, afectando la calidad del sueño.

Postres cremosos, como helado y pasteles, contienen altos niveles de grasa y azúcar, dificultando la digestión y afectando el descanso nocturno. Asimismo, los carbohidratos refinados, presentes en productos como el pan blanco y la pasta, elevan los niveles de azúcar en la sangre, siendo menos beneficiosos antes de acostarse.

En resumen, tomar decisiones conscientes sobre la cena puede ser clave para garantizar un sueño reparador y mantener una buena salud a largo plazo. Al elegir alimentos adecuados, podemos contribuir a mejorar nuestra calidad de vida y bienestar general.