Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Estilos /

Estas son las piezas que sí merece la pena comprar en los yonkes

La compra de piezas para carros procedentes de un yonke es una acción cada vez más frecuente entre conductores, que acuden a estos lugares para abaratar costes y buscar soluciones a los problemas que surgen en sus vehículos.

La relación entre calidad y precio es una de las cuestiones que más dudas suscita a la hora de acudir a un yonke cerca de tu ubicación. Por este motivo, el equipo de Info Carros USA aconseja que se verifique siempre que las piezas que se vayan a adquirir en un yonker presenten una garantía que esté amparada por la ley.

Y es que, si hablamos de ahorro económico, el resultado de acudir a un deshuesadero es evidente. La reducción de los costes, para una pieza similar, puede estar entre el 20 y el 80 por ciento, con respecto a la compra de un producto nuevo. El problema surge cuando el resultado no es el esperado, ya que la pérdida del dinero puede ser total. En cualquier caso, hay componentes que sí que suelen funcionar bien, por lo que es recomendable acudir a un yonke para su búsqueda. El contexto de cada conductor, así como de su vehículo, es un factor decisivo en esta toma de decisiones.

Componentes eléctricos y del motor

Algunos carros son tan viejos que sus repuestos no están ya disponibles en el mercado. Es un vehículo considerado como descatalogado, por lo que el propietario tiene la obligación de acudir a un yonke para compensar los errores. Tanto si es el caso como si el carro es más reciente, los fallos en el motor encuentran una buena solución en el espacio de la segunda mano. Son piezas caras y el precio puede reducirse a la mitad si se compran en un sitio especializado. Muchos vehículos son retirados por problemas que no están relacionados con el motor, por lo que éste se mantiene en buen estado. Esto no es una garantía, así que es recomendable comprobar, tras realizar la instalación, que todo funciona correctamente.

Los componentes eléctricos también forman parte del listado de recambios que sí que se pueden encontrar en un yonke. La retirada de un carro no implica que el sistema eléctrico falle, de manera que se pueden encontrar recambios de estas características. El descenso en el precio de determinadas piezas, como los motores de arranque o elevalunas, puede ser de un setenta por ciento.

Asientos y carrocerías

La mayoría de vehículos son llevados al yonke por cuestiones mecánicas, ya que el paso del tiempo o una avería son situaciones irreparables. El exterior, en cambio, está en buenas condiciones. En un “cementerio de automóviles” hay muchos asientos, ya que resultan muy recurrentes para la venta directa al público, pues es un elemento que tiende a desgastarse y ser sustituido. La carrocería, que es la capa exterior de un vehículo, también podría estar en una situación óptima para su reutilización. Aquí se incluyen muchos componentes, como las puertas, manetas o tapas de combustible; cuyo precio en las tiendas especializadas es mucho más alto que si se adquiere en un sitio de venta de piezas usadas. El color es el principal obstáculo, ya que no siempre es fácil encontrar un material que sea de las mismas características al del carro. En ese caso, hay que buscar la pintura adecuada y realizar un trabajo extra.

Faros, llantas y paragolpes

Entre las piezas que sí que merece la pena comprar en un yonke están los faros y las llantas. Los primeros lideran la demanda, ya que su rotura o dañado son muy habituales; si bien hay que prestar mucha atención al recambio adquirido. La permeabilización o el desgaste del sol son factores que podrían reducir la oferta de calidad. Las llantas, por otro lado, están a un precio muy reducido. Al igual que los faros, merece la pena realizar una inspección detallada sobre su situación, ya que se ubican en una zona del vehículo que está expuesta a muchos riesgos. Otra de las ventas estrella de un yonke es el paragolpes, una pieza que tiene mucha salida en este mercado. Su precio es asequible y el uso previo no suele ser un problema para que cumpla, con eficacia, la función de reducir el impacto de un posible golpe.

La clave del éxito en la búsqueda de la pieza es saber bien la necesidad del vehículo y confirmar qué el recambio elegido se encuentra en unas condiciones mínimas para su uso.