No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Espectáculos

Tucanes de Tijuana conquistan el Valle

La agrupación liderada por Mario Quintero conquista el territorio ensenadense al ritmo de ‘La Chona’, ante un público que nunca se cansó de cantar y bailar.

Avatar del

Por Jayme García

Tras más de tres horas de concierto, Los Tucanes de Tijuana dejaron buen sabor en el Valle de Guadalupe con su inigualable estilo y la sencillez que los ha llevado tan alto.(Alejandro Zepeda)

Tras más de tres horas de concierto, Los Tucanes de Tijuana dejaron buen sabor en el Valle de Guadalupe con su inigualable estilo y la sencillez que los ha llevado tan alto. | Alejandro Zepeda

ENSENADA.- Con un lleno total, Los Tucanes de Tijuana lograron conquistar al público del Valle de Guadalupe en su concierto el sábado 31 de agosto en la vinícola Castillo Ferrer.


Como antesala de su presentación, los asistentes disfrutaron de una tarde en los viñedos y la música de la Sonora Dinamita para ir calentando la pista de baile a ritmo de cumbia, sin embargo, el público estaba ansioso por escuchar a la agrupación norteña.


A las 23:30 horas, salieron Los Tucanes con un impresionante despliegue de luces, pantallas, juegos pirotécnicos para interpretar “El papá de los pollitos” y poner a bailar desde la primera hasta la última fila de la vinícola.


A pesar de que los conciertos en el Valle de Guadalupe generalmente han sido dominados por artistas de música pop, balada romántica y mariachi, la banda tijuanense demostró que el género norteño tiene cabida en el gusto de los ensenadenses.


La gente no paró de bailar temas como “La chica sexy”, “Me gusta vivir de noche”, “El tucanazo” y otros, sin embargo, el mayor éxito de la noche fue “La Chona”, una canción que ha retomado relevancia en los últimos años gracias a que es la más popular de todas las fiestas y que ha traspasado fronteras siendo tocada incluso en festivales como Coachella.


El líder de la agrupación, Mario Quintero, agradeció la invitación al Valle de Guadalupe, un lugar en el que nunca antes habían tocado, y con la sencillez que lo caracteriza saludó a amigos y familiares que estaban presentes.


No pararon de cantar
El público no paró de cantar sus corridos favoritos como “Mis tres animales”, “Seis pies boca abajo” y “El centenario”, sin embargo, la lista de temas se volvió interminable cuando los miembros de la agrupación complacieron la mayoría de las peticiones que les hacían llegar.


Tras más de tres horas de concierto, Los Tucanes de Tijuana dejaron buen sabor en el Valle de Guadalupe con su inigualable estilo y la sencillez que los ha llevado tan alto.

En esta nota
  • Tucanes de Tijuana

Comentarios