Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Espectaculos / Pedro sola

Pedro Sola recuerda que perdió más de 50 amigos y conocidos por "epidemia del VIH"

Pedro Sola tuvo que soportar discriminación y la pérdida de amigos debido a la epidemia del VIH.

CIUDAD DE MÉXICO.- Pedro Sola reflexionó sobre su exploración de la orientación sexual desde temprana edad. Desde su infancia, Pedro se dio cuenta de que se sentía atraído por hombres. Aunque nunca sufrió discriminación, experimentó la pérdida de numerosos amigos y conocidos durante la epidemia del VIH en las décadas de los ochenta y noventa.

El presentador de "Ventaneando" fue invitado al programa de entrevistas de Pati Chapoy, donde compartió aspectos de su vida. Desde muy joven, Pedro entendió que era homosexual, ya que le interesaba el aspecto físico de sus compañeros de escuela en lugar del de sus compañeras. También reveló que prefería conversar con su abuela en lugar de participar en deportes y que ella le enseñó a tejer.

Mamá de Pedro Sola preguntó sobre su orientación y pensó “llevarlo al médico”

Siempre fue sincero sobre su orientación sexual, incluso con su madre, quien sospechó que era homosexual a los 14 años y le preguntó durante una cena. Pedro confirmó sus sospechas, y aunque su madre inicialmente propuso visitar a un médico, la abuela de Pedro intervino, afirmando que la homosexualidad no era una enfermedad y que nunca desaparecería.

Su padre, a quien describió como un hombre recto, educado y respetuoso, escuchó sin mostrar desacuerdo y continuó leyendo su periódico como si nada hubiera pasado. A pesar de la aceptación en su hogar, Pedro tuvo que enfrentar comentarios discriminatorios en las escuelas a las que asistió. En la secundaria, cuando usaba un aparato ortopédico debajo de su uniforme para mejorar su postura, surgieron rumores sobre su orientación sexual.

Un compañero tocó su espalda y comenzó a difundir el rumor de que Pedro usaba un sostén. La especulación se aclaró cuando su profesor de francés le preguntó sobre el objeto debajo de su uniforme. Durante sus estudios universitarios, enfrentó comentarios despectivos durante su participación en el taller de teatro, pero su amigo le explicó que se debía a la asociación entre el arte y la sensibilidad.

Pedro Sola perdió amigos por epidemia del VIH

Con el tiempo y con la ayuda de un terapeuta, Pedro comprendió que era mejor enamorarse de hombres con una orientación similar para evitar malentendidos. Sin embargo, surgió la epidemia del VIH, una enfermedad que llevó a la pérdida de muchas vidas debido al desconocimiento generalizado.

Aunque él mismo evitó la enfermedad al tener pocas relaciones sexuales, fue testigo de la muerte de numerosos amigos y conocidos. Durante ese período, notó que las personas diagnosticadas con VIH pasaban por un proceso emocional, inicialmente asustadas y alejándose de los demás, pero con el tiempo aceptaban su situación y la enfrentaban con humor.

"Durante una conversación con un amigo con el que solía ser pareja", recordó Pedro, "hicimos un recuento de las personas cercanas: amigos, conocidos y otros. Contabilizamos a 55 personas que fallecieron a causa del VIH". Así comprendió el proceso emocional que atravesaron aquellos que contrajeron la enfermedad, desde el miedo inicial hasta la resignación y el humor ante su inminente partida.

En esta nota