Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Espectaculos / Arte

Reaparece pintura de Klimt desaparecido desde 1925

La pieza, rodeada de misterios sobre la identidad de la modelo y su paradero, fue encargada por la familia Lieser, industriales judíos del Imperio Austro-Húngaro.

'Retrato de la señorita Lieser', de Gustav Klimt. valorado en 50 millones de euros (54 millones de dólares) y que será subastado en abril. EFE/ Casa De Subastas Im Kinsky

VIENA.- No se tiene certeza sobre la identidad de la modelo ni sobre su paradero en los últimos cien años. No obstante, lo seguro es que el ‘Retrato de la señorita Lieser’, valorado en 50 millones de euros (54 millones de dólares), será subastado en abril, colocando a Gustav Klimt nuevamente en el epicentro del mercado del arte.

La obra estará disponible para la venta el 24 de abril en la casa de subastas vienesa im Kinsky.

Aunque se ha estimado que el valor del ‘Retrato de la señorita Lieser’ oscila entre 30 y 50 millones de euros, Michael Kovacek, gerente de la institución, ha afirmado que el precio final podría alcanzar los 70 millones de euros (75 millones de dólares).

La pieza en cuestión está envuelta en numerosos misterios

Se presume que Klimt comenzó a trabajar en ella en mayo de 1917, nueve meses antes de su fallecimiento, por encargo de algún miembro de los Lieser, una familia de grandes industriales judíos del antiguo Imperio Austro-Húngaro, quienes luego fueron víctimas del expolio nazi.

“El ‘Retrato de la señorita Lieser’ es uno de los últimos cuadros que Klimt pintó poco antes de morir”, explica la responsable de prensa de la casa de subasta, Valerie Gaber, a EFE.

De hecho, el fondo de la obra, aunque no así la figura femenina, quedó inconcluso tras la muerte del pintor y fue devuelto a sus propietarios.

La identidad de la modelo es incierta, y aunque durante mucho tiempo se pensó que era Margarethe Constance, hija de Adolf Lieser, también es posible que represente a una de las hijas de Lilly Lieser, cuñada de Adolf.

Existe una foto en blanco y negro del retrato, tomada en 1925 como parte de los preparativos de una exposición, donde simplemente se menciona que la propietaria del cuadro es la “señora Lieser” y se proporciona una dirección en Viena donde se sabe que vivía Lilly Lieser.

A partir de ese momento, se pierde el rastro del paradero exacto de la pieza. De hecho, no se tiene certeza de si el retrato formó parte de esa exposición que tuvo lugar en 1926, según señala Gaber.

Lilly, una destacada mecenas de pintores y músicos, y amiga de la compositora Alma Mahler, sufrió el robo y expolio de sus propiedades por parte de los nazis cuando Austria se unió al Reich alemán en 1938.

En 1942, fue deportada y asesinada en un campo de exterminio. Sus hijas lograron escapar de Austria y, después de la II Guerra Mundial, buscaron la restitución de los bienes de su madre, aunque el expediente no menciona el cuadro, y no hay evidencia de que haya salido del país.

“Por lo tanto, no hay pruebas de que la obra fuera saqueada, robada o incautada ilegalmente, ni antes ni durante la II Guerra Mundial”, asegura la casa de subastas en el catálogo sobre la pieza.

Este documento indica que el cuadro volvió a estar en el mercado en algún momento entre 1925 y mediados de la década de 1960, cuando se encontraba en el salón de una mansión privada cerca de Viena.

El actual propietario, cuya identidad no se ha revelado y que ha entregado la obra para subastar, ha explicado que recibió la pieza como parte de una herencia de parientes lejanos.

Los análisis realizados al cuadro muestran que se encuentra en un estado casi perfecto y que Klimt apenas realizó modificaciones durante su proceso de pintura.

Klimt sigue siendo uno de los artistas más cotizados. En junio de 2023, su ‘Dama con Abanico’, el último retrato que pintó, se vendió por 99,2 millones de euros (107,5 millones de dólares), convirtiéndose en la obra de arte más cara vendida en Europa.

'Retrato de la señorita Lieser', de Gustav Klimt. valorado en 50 millones de euros (54 millones de dólares) y que será subastado en abril. EFE/ Casa De Subastas Im Kinsky

En esta nota