Tendencias
Cintilla de tendencias

Clima en México

Octavio Ocaña

Salinas Pliego

Matan a influencer

Un economista explica: Lo que necesitas saber sobre la inflación

La alta inflación a menudo, pero no siempre, va acompañada de un alto crecimiento de los salarios.

Avatar del

Por The Conversartion

La alta inflación a menudo, pero no siempre, va acompañada de un alto crecimiento de los salarios.(Pixabay)

La alta inflación a menudo, pero no siempre, va acompañada de un alto crecimiento de los salarios. | Pixabay

CANADÁ.-La inflación es uno de los problemas políticos y económicos más apremiantes del momento, pero existen muchos conceptos erróneos sobre cómo se mide la inflación, de dónde viene y cómo afecta a la persona promedio.

En junio, la inflación en Canadá alcanzó un máximo de 40 años del 8.1 por ciento. Si bien hay señales de que la inflación puede estar moderándose, muchos canadienses han lidiado con el aumento del costo de la vida recortando gastos, trabajando más para aumentar sus ingresos, recurriendo a sus ahorros o endeudándose más.

"Como profesor de economía que realiza investigaciones sobre precios y consumo, me gustaría brindar una idea de cómo se mide la inflación y cómo está afectando a los canadienses y a la economía en general", dijo Nicholas Li, profesor Asistente del departamento de Economía de la Universidad Metropolitana de Toronto.

¿Qué es la inflación?

La inflación se refiere a un aumento general de los precios y la consiguiente disminución del poder adquisitivo del dinero. Si bien la mayoría de nosotros podemos sentir si la inflación es alta o baja a partir de las compras diarias, la tasa de inflación que se informa en la prensa y que analizan los formuladores de políticas es una medida específica creada por un pequeño ejército de estadísticos y recolectores de datos.

Statistics Canada construye el Índice de Precios al Consumidor (IPC) utilizado para rastrear la inflación a través de un proceso de dos pasos. En el primer paso, Statistics Canada recopila más de un millón de cotizaciones de precios de prácticamente todo lo que se puede comprar en el país.

Los precios se registran de diversas formas, y la frecuencia y geografía de la recopilación de precios depende del artículo. Por ejemplo, los artículos con precios que cambian rápidamente, como los alimentos o la gasolina, o que varían según la ubicación, como el alquiler, se recolectan con más frecuencia que los artículos que se recolectan una vez al año, como la matrícula universitaria o las tarifas de seguros.

Algunos alimentos han subido de precios. Pixabay
Algunos alimentos han subido de precios. Pixabay

En el segundo paso, Statistics Canada agrega estos precios para generar el índice de precios al consumidor de todos los artículos al sopesar el cambio de precio de cada artículo por su participación en el gasto total del consumidor. Estas ponderaciones se actualizan ocasionalmente para reflejar los cambios en los patrones de gasto de los consumidores.

La actualización más reciente en 2021 refleja algunos cambios en el gasto relacionados con la pandemia, como una menor ponderación para alimentos (15.75 %) y transporte (16.16 %), pero una mayor ponderación para vivienda (29.67 %).

Statistics Canada y el Banco de Canadá también miden la "inflación subyacente", que elimina los artículos con los precios más volátiles (alimentos y energía) del IPC para proporcionar una mejor idea de las presiones de costos a largo plazo y de movimiento más lento.

¿Qué causa la inflación?

Los precios están determinados por la oferta y la demanda. La alta inflación es una señal de que, en toda la economía, la demanda de bienes y servicios supera su oferta.

La demanda ha sido fuerte debido al fuerte crecimiento del empleo y los salarios, el crédito barato, los pagos de los gobiernos relacionados con la pandemia y los cambios en la demanda relacionados con la pandemia hacia los bienes que se consumen en el hogar.

El suministro se ha visto interrumpido por los efectos de la pandemia en las fábricas chinas, las cadenas de suministro internacionales, el transporte marítimo de contenedores, el transporte por carretera y la invasión rusa de Ucrania, que provocó recientes aumentos en los precios de los alimentos y la energía en todo el mundo.

 La inflación se siente más alta de lo que es

Muchos canadienses sienten que los precios aumentaron más del 8.1 por ciento en el último año. Más allá de las críticas específicas a la metodología del IPC en Canadá, hay al menos dos razones para ello.

En primer lugar, el gasto del consumidor se mide a través de encuestas que capturan la diversidad de patrones de gasto en la población, pero colapsan esta diversidad en un único conjunto de ponderaciones que trata cada dólar gastado por igual. Los patrones de gasto varían según la edad, los ingresos, la ubicación, la composición del hogar y el gusto, y su presupuesto personal puede tener poca semejanza con las ponderaciones utilizadas para el IPC.

En segundo lugar, es más probable que notemos cambios en los precios de los artículos que compramos con frecuencia, y tendemos a notar aumentos de precios más que disminuciones. Los rubros con mayores incrementos de precios en el último año —energía y alimentos— tienen estas características, y es menos probable que notemos la (menor) tasa de inflación de muebles, electrónica, educación y salud que los equilibren.

Tendemos a notar aumentos en los precios de los artículos que compramos con frecuencia, como comestibles.
Tendemos a notar aumentos en los precios de los artículos que compramos con frecuencia, como comestibles.

También prestamos mucha atención al aumento vertiginoso de los precios de la vivienda y las tasas de interés, especialmente en las grandes ciudades, pero el costo del alojamiento en propiedad en el IPC se basa en promedios históricos de precios de la vivienda (25 años) y tasas de interés (cinco años) que reflejan costos de financiamiento a largo plazo para el propietario promedio, no para alguien que compra una casa hoy. 

¿Cómo nos afecta la inflación?

Hay ganadores y perdedores cuando se trata de la inflación. Si bien puede perjudicar a las empresas que terminan trasladando los aumentos de costos a sus clientes, puede beneficiar a otros al permitirles aumentar sus precios sin una reacción negativa de los clientes porque "todos los demás lo están haciendo".

La alta inflación a menudo, pero no siempre, va acompañada de un alto crecimiento de los salarios. Las personas que ganan salarios sin inflación o por debajo de la inflación se ven perjudicadas, mientras que las personas con salarios indexados a la inflación o que pueden negociar mejores salarios pueden beneficiarse. Las personas como las personas mayores con ingresos fijos a menudo se ven perjudicadas por la inflación, aunque muchos beneficios del gobierno están indexados a la inflación.

Algunos precios de activos son mejores para mantener el ritmo de la inflación. Los precios de la vivienda, las acciones, el arte y los metales preciosos pueden subir, mientras que los activos con valores fijos en dólares, como el efectivo y los bonos, no.

La inflación puede facilitar el pago de las deudas, siempre que los salarios u otros precios de activos se mantengan a la par. La inflación también puede beneficiar las finanzas del gobierno a medida que aumentan los ingresos fiscales en relación con el valor en dólares de la deuda.

Si bien la fuente de nuestra inflación actual es irrelevante para los consumidores, es importante para la política económica. Los bancos centrales y los gobiernos deben decidir si frenar la demanda y arriesgarse a una recesión elevando las tasas de interés, recortando el gasto o aumentando los impuestos, o esperar y esperar que las presiones inflacionarias del lado de la oferta disminuyan por sí solas.

Solo podemos esperar que no se necesite una gran recesión para poner fin a este período de alta inflación (a diferencia del último gran esfuerzo del Banco de Canadá para reducir la inflación) y que Canadá evite la "estanflación", la combinación de alta inflación y alto desempleo. que afectó a muchas economías a fines de la década de 1970.

Artículo original publicado en The Conversation

The Conversation

En esta nota

Comentarios