Tendencias
Cintilla de tendencias

Yrma Lydya

Gustavo Adolfo Guerrero

Julio Urías

Pablo Lyle

¿México presentará otra crisis como la de 1994? Experta habla al respecto

Por primera vez desde 1994, el Fed elevó en 75 puntos base la tasa de interés. Entonces, ¿se aproxima una crisis en el país?

Avatar del

Por Redacción/GH

Por primera vez desde 1994, el Fed elevó en 75 puntos base la tasa de interés. Entonces, ¿se aproxima una crisis en el país?(Pixabay)

Por primera vez desde 1994, el Fed elevó en 75 puntos base la tasa de interés. Entonces, ¿se aproxima una crisis en el país? | Pixabay

CIUDAD DE MÉXICO.- El peso mexicano se encuentra bajo una tensa situación, después de que la Reserva Federal (Fed) elevó en 75 puntos base la tasa de interés. Entonces, ¿esto significa que México pasará por otra crisis como la del 94?

Gabriela Siller Pagaza La directora de Análisis Económico en Grupo Financiero BASE y profesora de economía del Tecnológico de Monterrey, nos explica la situación.

La especialista nos recuerda que desde 1994, la Fed no subía en México la tasa de interés en 75 puntos base. Ese año, el país pasó por una devaluación del peso que marcaría el comienzo de la llamada crisis del Tequila.

Sin embargo, Pagaza señala que todas las crisis económicas surgen por desequilibrios, tanto fiscales como en las cuentas de balanza de pagos, y en 1994, México tenía muchos desequilibrios en el tipo de cambio, cuesta corriente y fiscal.

Ese año, el país tenía un régimen de tipo cambio administrativo, no como ahora que tenemos uno de libre flotación. El tipo de cambio se mantenía en los niveles ‘deseados’ mediante la inyección de dólares a la economía, motivo por el que el peso estaba muy fuera de su nivel de equilibrio y estaba sobrevalorado.

Te puede interesar: China: 4 razones que explican por qué los inversores extranjeros están huyendo del país asiático

Esta sobrevaloración causaba un incentivo a las importaciones, debido a que se pagaban menos pesos que se debían pagar por cada dólar, lo que afectaba el crecimiento económico, pues desincentivaba a las exportaciones.

Asimismo, una serie de eventos políticos que ocurrieron en 1994, como el levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y el homicidio del candidato a la presidencia, Luis Donaldo Colosio, llevaron a que el país sufriera una fuga de capitales y una disminución en las reservas internacionales, lo que imposibilitó la intervención en el mercado cambiario y provocando una mayor presión para que el tipo de cambio subiera.

Ya para diciembre de ese año, el peso fue devaluado y el régimen se cambió a libre flotación. Por este hecho, el peso mostró una gran depreciación, que generó una alta inflación y mayores salidas de capitales.

Por otra parte, el gobierno de México, emitió "Tesobonos" un tipo de deuda que se pagaba en dólares, además, las reservas no eran suficientes para continuar administrando el tipo de cambio. "La situación de México era insostenible". 

A esto se suman, el retraso de implementación de políticas económicas adecuadas y una serie de medidas erróneas que llevaron al país a una dura crisis.

Ahora... ¿Esto volverá a pasar en 2022?

Pagaza indica que la situación actual de México es diferente. El tipo de cambio es de libre flotación, lo que representa un amortiguador para la economía del país. Sin embargo, resaltó que las finanzas públicas son el punto débil.

Explicó que el gasto público no se ejerce de manera efectiva, pues cada vez se acumulan más gastos y cada vez hay una menor recaudación. Este año se estima que el déficit público será del 4 por ciento del PIB, superior al adecuado para cualquier economía.

Para evitar caer en este déficit, la especialista recomienda al gobierno a optar por un subejercicio, que desafortunadamente se está dando en el gasto público en inversión física, que es el tipo de gasto que podría generar mayor crecimiento económico.

También resalta que el ciclo de alza en las tasas de interés actual, hará más presión a las finanzas públicas, motivo por el cual el crecimiento económico de este año será de 1.5% y podría desacelerarse en los próximos años ante la falta de crecimiento sostenido en la inversión fija.

La economista finaliza explicando que "no habrá otra crisis" mientras se mantengan las condiciones del régimen cambiario de libre flotación, la autonomía del Banco de México, la baja aversión al riesgo sobre México y el déficit público no mayor a 3% del PIB.

En esta nota

Comentarios