Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Dinero / Jornada laboral

Reducción de la jornada laboral: ¿Empezará a aplicar desde marzo?

La incertidumbre recae en la fecha de aplicación efectiva de esta propuesta.

CIUDAD DE MÉXICO.-La discusión sobre la reducción de la jornada laboral en México ha suscitado expectativas significativas entre los trabajadores del país. La iniciativa, encabezada por la diputada Susana Prieto Terrazas de Morena y programada para ser discutida en marzo de 2024, busca establecer una jornada laboral de 40 horas semanales, proporcionando dos días de descanso por cada cinco días laborables, en concordancia con estándares internacionales.

La incertidumbre recae en la fecha de aplicación efectiva de esta propuesta. Manuel Baldenebro (Morena), presidente de la Comisión de Trabajo, ha enfatizado la necesidad y justicia de la reducción, pero destaca la importancia de acordar la implementación de manera consensuada. El sector empresarial aboga por un diálogo social para una transición gradual, mientras que expertos y sindicatos resaltan los beneficios potenciales de la reforma.

¿A partid de cuando se podría aplicar?

El régimen de transición se plantea con el objetivo de asegurar una implementación exitosa sin perjudicar a los trabajadores ni a las empresas, sugiriendo que la aplicación no sería inmediata después de una posible aprobación en marzo. Se busca un equilibrio entre la protección de los derechos de los trabajadores y el fomento del desarrollo empresarial, con un enfoque en la construcción de un proceso armonioso.

A nivel internacional, la OCDE ha instado a avanzar en la aprobación de la reforma. Mario López Roldán, director de la OCDE en México, destaca la necesidad de que la reducción de la jornada laboral sea un proceso más que un suceso. México, con altas horas de trabajo y un desequilibrio notorio entre la vida laboral y personal, justifica la reducción del límite en el tiempo de trabajo. La OCDE expresa su preocupación por la situación de los trabajadores en el país y aboga por una atención especial en este asunto, señalando también la preocupación por un sector con obstáculos para aumentar su productividad.

La experiencia internacional, con ejemplos recientes de reducción de jornada en Chile y Colombia, así como el caso pionero de Ecuador en 1997, estableciendo un límite de 40 horas semanales, se utiliza como argumento en los debates para respaldar la importancia de la reforma, subrayando la necesidad de una implementación gradual y cuidadosa.

En esta nota