Tendencias
Cintilla de tendencias

Mauricio Tabe

Feminicidio

Caso Ayotzinapa

Andrés García

Será AFC Norte una auténtica batalla: las fieras andan sueltas

Con Cincinnati como candidato para repetir, Pittsburgh, Baltimore y Cleveland sí pelearán.

Avatar del

Por Jesús Ballesteros

Luego de que los Bengalíes sorprendieran a la NFL al llegar al Super Bowl para darle férrea pelea a los Rams la temporada pasada, la escuadra de Cincinnati demostró que tiene mucha historia por escribir.
Es cierto que los apostadores no les tienen tanta fe, y ven con mejores ojos a los Ravens, parece que la experiencia de la escuadra del coach John Harbaugh pesa mucho, aunque cuesta creer que Lamar Jackson podrá llevar a su equipo al duelo por el título de la NFL.
Los Browns son una incógnita y no traerán más que incertidumbre para sus aficionados, principalmente al conocer la sanción a su “flamante contratación”, el mariscal de campo Deshaun
Watson, quien se perderá los primeros 11 juegos de la temporada.
Ante su ausencia, será Jacoby Brissett quien tome el mando de Cleveland, un quarterback con años de comer banca en la Liga que tuvo su última oportunidad como titular en una triste y poco productiva temporada con los Potros de Indianápolis hace apenas un par de campañas.
La apuesta que parece más segura en la División Norte es que Mike Tomlin tendrá su primera temporada perdedora, y es que con todo lo que necesitan reestructurar los Acereros y la calidad de los rivales, parece casi imposible que tengan una campaña ganadora.
Pittsburgh enfrenta una vida nueva sin el quarterback con el que escribieron capítulos dorados en el pasado: Ben Roethlisberger, y tiene la tarea de encontrar un digno sustituto que vuelva a  poner a la franquicia en los primeros lugares de la división durante este y todos los años posibles.
Lo que es seguro es que veremos muchas jugadas espectaculares, la explosividad de la ofensiva de Bengalíes y el estilo de Lamar Jackson son garantía en la AFC Norte, que no puede quejarse de falta de talento.
Y tampoco dejará de ser la División “Moretón”, por aquello de los fuertes golpes que se ven en cada uno de los juegos divisionales.
La defensa de los Ravens siempre castiga fuerte, lo mismo que la de Acereros encabezada por TJ Watt, y Cleveland no se quedará atrás, pues Myles Garrett es un golpeador nato; todos ellos temibles.
Los Bills son los favoritos para representar a la Conferencia Americana en el Super Bowl, pero nunca descarten a los equipos de la División Norte, porque suelen dar grandes sorpresas.

Bengals de Cincinnati: tienen arsenal de cuidado
Con la experiencia que les dejó el disputar el Super Bowl el año pasado, los Bengalíes tienen todo para ganar la División Norte de la Conferencia Americana.
Tienen a uno de los mejores quarterbacks de la actualidad, Joe Burrow, quien regresa con la firme intensión de darle su primer anillo de campeón a Cincinnati.
La escuadra del coach Zac Taylor tiene estrellas en toda la ofensiva, Ja’Marr Chase es un receptor élite, Joe Mixon está corriendo de manera sensacional y la defensa contra la carrera es bastante respetable. La llegada de La’el Collins, tacle ofensivo, le dará mayor seguridad a Burrow, lo que hace a los Bengals un equipo de mucho respeto.
Su punto débil está en defender el pase, el año anterior recibieron 26 TDs por esta vía.

Steelers de Pittsburgh: muchos problemas en puerta
Pese a todos los problemas que atravesarán los Steelers en la presente campaña, seguramente serán terceros de su división.
Eso sí, Mike Tomlin vivirá su primera temporada perdedora, pues no hay material humano para que el equipo busque algo más. Todo mundo se centra en el sucesor de Ben Roethlisberger, seguro que Mitch Trubisky iniciará como titular, pero si no funciona, el novato Kenny Pickett entrará al quite, pero hay carencias más grandes.
Los Acereros tienen una línea ofensiva bastante mal, en Pretemporada, jugando contra equipos de medio pelo, cometieron infinidad de castigos, y permitieron varios golpes a sus pasadores.
Y la defensa sufre contra la carrera, un mal de hace dos temporadas al que no le encuentran solución.

Browns de Cleveland: no les va a alcanzar
Cuando los Browns conformaron un gran equipo, con talento de sobra, capaz de pelear por cualquier reto, ellos mismos se las arreglaron para frenarse.
La campaña pasada, que se esperaba que tuvieran una temporada de Playoffs, culminaron con récord de 8 ganados y 9 perdidos. La gerencia consideró que lo que les faltaba era QB, así que le dieron las gracias a Baker Mayfield y contrataron a uno de los mejores talentos de la NFL: Deshaun Watson.
Solo que Watson lo que tiene de talentoso lo tiene de conflictivo, y arranca la temporada con 11 partidos de castigo por conducta sexual inapropiada.
Los Browns invirtieron 230 millones de dólares en Deshaun, pero no podrán contar con él hasta la semana 13.

Ravens de Baltimore: ¡que dure la buena salud!
Lamar Jackson y los Ravens regresan sanos, luego del hospital en que se convirtieron al final de la campaña pasada, y pintan para tener una gran temporada y arrebatarle el título de la AFC Norte a Cincinnati, pero no será fácil.
Baltimore tiene una defensa que casi no permite puntos y suele ejercer mucha presión sobre las ofensivas rivales, pero han fallado en los juegos importantes, aunque en el Draft pasado las principales selecciones son defensivas, así que seguro que John Harbaugh tendrá un equipo defensivo de miedo.
Quien más ha quedado a deber es Lamar, basta con decir que la campaña anterior apenas lanzó 16 pases de TD y sufrió 13 intercepciones. Jackson y la ofensiva de los Ravens tienen que ser consistentes.

En esta nota

Comentarios