No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Juegos de poder

Víspera electoral

Para empezar, del futuro del Instituto Nacional Electoral (INE). A los lectores de este espacio les consta que muchas veces he criticado decisiones de esta institución desde que se llamaba IFE.

Por Leo Zuckermann

2020 es el segundo año de gobierno de López Obrador, pero también el prólogo de las elecciones intermedias de 2021. Varios aspectos electorales, de la más alta importancia política, se decidirán este año. Habrá que estar muy pendientes de ellos.

Para empezar, del futuro del Instituto Nacional Electoral (INE). A los lectores de este espacio les consta que muchas veces he criticado decisiones de esta institución desde que se llamaba IFE. Sin embargo, también la he considerado como uno de los pilares de nuestra joven democracia liberal. Un asombroso caso de construcción institucional si se toma en cuenta dónde estaba México en materia electoral antes de su creación: De elecciones fraudulentas pasamos a elecciones auténticas organizadas por cientos de miles de ciudadanos que son los que arman las casillas, reciben los votos de sus vecinos, los cuentan, levantan las actas y reportan los resultados.

La credencial para votar con fotografía, expedida por el INE, y la organización de miles de ciudadanos escogidos al azar son dos elementos fundamentales que aseguran una razonable limpieza electoral. Tan es así que, desde que se creó el INE, el PRI, otrora partido hegemónico, perdió la elección presidencial, luego recuperó la Presidencia después de dos sexenios del PAN, para perderla a favor del actual partido gobernante: Morena.

La alternancia en el poder es una realidad en el México actual y está sustentada en una institución electoral sólida y autónoma. Una institución que debe protegerse del embate del presente Gobierno en contra de los órganos autónomos del Estado.

Este año, se retiran cuatro de los once consejeros generales del INE. Vamos a ver cómo los sustituye Morena y sus partidos satélites que tienen mayoría calificada en la Cámara de Diputados. Si meten a cuatro personas cercanas a ellos o si están dispuestos, acorde a la tradición, a darle entrada a candidatos propuestos por la oposición verdadera.

Hay, también en el Congreso, iniciativas de reformas electorales que, en la práctica, le restarían autonomía al INE. Son de legisladores de Morena que pretenden imponer una hegemonía morenista en el órgano electoral rumbo a las elecciones del año que entra y las presidenciales de 2024. Son gente que no cree en la democracia. Como les costó mucho trabajo llegar al poder, ahora pretenden quedarse como hizo el PRI durante 71 años: Con simulaciones y mañas.

En suma, este 2020, año de víspera electoral, debemos estar muy pendientes de lo que pase con el INE.

Los partidos, por su parte, deberán aprovechar este año para prepararse. Caso especial es Morena que, en pocas palabras, es un desastre. No ha logrado dar el paso de un movimiento que depende de la figura de López Obrador a un partido con reglas. No han podido, ni siquiera, nombrar a su nuevo dirigente nacional. Hoy es una especie de PRD en esteroides: Múltiples tribus peleadas a muerte por el dinero y candidaturas. Lo único que los une es AMLO. Pero este pagamento, a diferencia de 2018, no estará en las boletas en 2021. De no institucionalizarse, Morena corre el riesgo de llegar dividido y mal organizado a su primera elección nacional ya como partido gobernante.

Lo bueno para Morena es que la oposición sigue muy debilitada después de la derrota de 2018. Los morenistas, sin embargo, no pueden confiarse. Hay partidos, como Movimiento Ciudadano, que se han especializado en hacer buenos fichajes de líderes locales para lanzarlos como candidatos. Y la elección de 2021 tendrá un fuerte componente local.

En este año de vísperas electorales también conoceremos los nuevos partidos que recibirán registro del INE. Vamos a ver cuántos pasan el dificilísimo proceso para obtenerlo. 106 organizaciones se presentaron, pero el INE le dio entrada a 69 que cumplían con los primeros requisitos.

Todo indica que tendrán registro los partidos Redes Sociales Progresistas, de Elba Esther Gordillo, familiares y empleados y Encuentro Solidario, otrora Encuentro Social que perdió su registro en 2018.

Mención aparte merece México Libre de Margarita Zavala. Al parecer, también cumplirá con todos los requisitos para obtener registro. De ser así, esta nueva organización podría quitarle votos al PAN que, hoy por hoy, es el partido con mayor fuerza opositora en México. El voto de centro-derecha se fragmentaría, lo cual sería una buena noticia para Morena. Acción Nacional, por tanto, tendrá que hacer algo este año para no sólo llegar unido al 2021 sino con una propuesta y candidatos más atractivos que México Libre.

Twitter: @leozuckermann

Comentarios