Tendencias

Covid-19

CJNG

Inés Gómez Mont

Precio del dólar

Clima en México

Liga MX

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Martín Holguín

Una muerte y dos farsas

¿Cuántas personas vacunadas han fallecido por Covid y cuáles son los detalles de cada caso? Es información de vida o muerte en estos momentos.

Por Martín Holguín

La semana pasada falleció la Luly. Tenía 55 años, vecina durante mi infancia en Navojoa, y hermana menor de uno de mis mejores amigos. Un día antes había muerto su hijo, de 33 años. Ambos víctimas del Covid. A ella le habían aplicado ya las dos dosis de la vacuna Pfizer. A él le tocaba al día siguiente de su fallecimiento. La segunda, tercera o séptima ola está aquí (20 muertos y 529 casos el domingo, en Sonora). Todo sigue abierto y el regreso a clases es inminente. Eso no se somete a “consulta popular”. A los políticos, del Presidente para abajo, no les importa la salud del pueblo. Ellos traen su agenda muy ajena y el “bienestar” solamente sirve como slogan, tal como antes fue la “solidaridad”.

Hay otro asunto de fondo del que no quieren hablar con seriedad y apertura. Es mentira que la vacuna evita la muerte, hoy lo puedo decir con certeza. Ella estaba vacunada, con la doble dosis. Sí, quizá durante las pruebas nadie falleció, pero en el mundo real la historia es otra. Y así sea el 0.0001% tenemos derecho a los detalles, a la información real. ¿Piensan regresar a clases? Qué bien, debe ser necesario, pero expliquen qué medidas van a tomar, cómo harán para que los padres y abuelos en casa estén a salvo. ¿Va a ser escalonado o todos los chamacos irán en bola a los salones? Hay muchas respuestas por ofrecer. Y a las autoridades de salud en Sonora, les vuelvo a preguntar: ¿Cuántas personas vacunadas han fallecido por Covid y cuáles son los detalles de cada caso? Es información de vida o muerte en estos momentos.

Farsa número uno

Y la voz del pueblo sí se escuchó, y muy fuerte. Más de 80 millones de mexicanos nos manifestamos en contra de la farsa, de la burla, de los caprichos. La “consulta popular” del pasado domingo no fue un fracaso. Todo lo contrario, fue un triunfo del pueblo y el mensaje es muy claro: 86 millones de mexicanos no fuimos a las casillas porque no queremos que nos confundan con tonterías, hagan su trabajo y si tienen que preguntar algo que sean temas que valgan la pena.

Era ocioso (y estúpido) preguntar si queremos que se enjuicie a los corruptos del pasado. Por supuesto que sí, pero eso ya está establecido en nuestras leyes y los gobernantes deben actuar al respecto.

En lugar de ello, vayamos al fondo de los problemas del País. La democracia participativa (bonito el nombre, por lo menos) va a funcionar el día que cuestionen sobre los problemas serios que nos aquejan:

1.- ¿Qué prefieres? ¿Una refinería en Tabasco o dinero para estancias infantiles, pavimentación, medicinas contra el cáncer y el hospital de especialidades?

2.- ¿Estás de acuerdo en un regreso a clases cuando la pandemia se ve lejos de estar bajo control?

3.- ¿Estás de acuerdo con que sigan en sus puestos Jorge Alcocer, Hugo López Gatell, Manuel Bartlett y Tatiana Clouthier?

4.- ¿Estás de acuerdo en que se haya quitado el apoyo a los municipios para equipar a sus policías (Fortaseg)?

5.- ¿Crees que la Guardia Nacional debería desaparecer o prefieres que implementen acciones realmente efectivas en tantos municipios controlados por el crimen organizado?

6.- ¿Te gustaría que, un día de estos, mostraran en público a Emilio Lozoya? ¿Se debe investigar a Pío, Martinazo, Bartlett y compañía?

7.- ¿Debe seguir el INE o es mejor que el Gobierno federal vuelva a controlar el proceso electoral?

Colofón: Fue decepcionante observar a algunos políticos recién electos avalando una farsa.

Farsa número dos

El pueblo de Cucurpe habló. Más del 60% acudió a las urnas y puso el nombre de Édgar Palomino Ayón para que fuera su alcalde. No era candidato, pero resulta que las boletas traen un espacio para “otras opciones”. El Tribunal Estatal Electoral sesionó y decidió desconocer esa voluntad expresada en las urnas.

¿En qué estaban pensando?, que decisión tan lamentable. Ahora queda el recurso del Trife (esperemos que allá sí haya justicia), pero no escucho a los adalides de la democracia luchando porque se respete lo que pidieron los cucurpenses. A esos que fueron a “votar” este domingo, ¿no les incomoda el atropello contra los habitantes de Cucurpe?

Los miembros del TEE no tomaron en serio la voluntad del pueblo porque fue en una elección oficial… no en una “consulta caprichosa”.

Comentarios