No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Un beneficio de la pandemia: Baja el número de delitos

En general, las cifras que dio a conocer son positivas y muestran un descenso en el número de delitos perpetrados el mes pasado.

Por Eduardo Ruiz-Healy

Alfonso Durazo tenía prisa cuando dio ayer su informe mensual sobre la situación que guarda el delito. En sólo 14 minutos, el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana habló sobre un tema que a la mayoría de los mexicanos nos preocupa y seguirá preocupando cuando culmine la pandemia.
En general, las cifras que dio a conocer son positivas y muestran un descenso en el número de delitos perpetrados el mes pasado.
Pese a que dijo que sus cifras provienen del informe mensual que ayer difundió el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp), los datos que mencionó en su presentación no son iguales. 
Por ejemplo: El informe del Sesnsp indica que en abril se cometieron 2 mil 472 homicidios dolosos, pero en la gráfica que mostró Durazo se anotan 2 mil 950, lo que significa una diferencia de 478 o ¡19.3%!
Es más, en el informe se anota que el número total de asesinatos en el periodo enero-abril de este año es de 9 mil 751, mientras que en la presentación de ayer se anotan 11 mil 535, una diferencia de mil 964 o ¡18.3%!
Para quien lo dude, la versión en PDF del informe puede verse en http://tiny.cc/js4fpz, mientras que la presentación del secretario está en http://tiny.cc/vu4fpz.
Durazo no explicó ayer el porqué de la diferencia entre sus números y los del Sesnsp; debería hacerlo en aras de la claridad. 
Durante su presentación habló someramente de los estados en donde las tasas de homicidio son tremendamente altas y prefirió presumir que son bajas en aquellas entidades en que durante años lo han sido, como son Yucatán, Aguascalientes, Chiapas, Campeche, Querétaro o Tlaxcala, aunque presumió que han descendido en donde antes alcanzaban altos niveles, entre ellos, Baja California Sur y Durango.
Y lo que no dijo es muy importante, porque si durante el primer trimestre las tasas superan 10 por cada mil habitantes en 10 estados, no es difícil imaginar en qué nivel se hallarán al terminar el año.
La tasa nacional promedio de 9.0 de por sí es preocupante, pero son alarmantes las tasas que se registran en Colima: 31.97; Guanajuato: 26.43; Baja California: 24.21; Chihuahua: 23.83; Michoacán: 18.36; Zacatecas: 16.26; Morelos: 15.66; Quintana Roo: 15.44; Sonora: 14.90; y Guerrero: 14.33.
Tomando en cuenta únicamente los datos proporcionados por el Sesnsp y no los de Durazo, tenemos que el número de homicidios en lo que va del año aumentó sólo un 1.5% respecto al mismo cuatrimestre de 2019. Sin  embargo, el mes pasado se cometieron 7.0% más que en abril del año pasado y 4.8% más que en enero de este año.
En abril se desplomó 33.9% el número de delitos totales perpetrados en el País; también bajó la cantidad de los diferentes tipos de delitos denunciados. Esta baja sólo puede explicarse por el hecho de que millones de mexicanos se quedaron en casa en abril, cuidando sus bienes sin exponerse a ser víctimas de los delincuentes fuera de sus hogares.
“No hay mal que por bien no venga” y, aunque sea difícil aceptarlo, la pandemia ha contribuido a que baje el número de delitos. No obstante lo anterior, ante la crisis económica postpandémica no puede descartarse un posible rebote en las tasas delincuenciales. El Gobierno de la 4T tendrá que aplicar una estrategia para aminorar los efectos de este muy probable escenario.

Eduardo Ruiz-Healy es periodista de radio y televisión.

eduardoruizhealy@gmail.com
 

Comentarios