Columnas

Trump y López Obrador, transparentes como agua

Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump tienen mucho en común -y conste que no estoy tratando de ofender al presidente de México.

Por Ana María Salazar

A través de las décadas fueron más transparentes que el agua. Lo que a diario vemos, escuchamos y leemos sobre Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump no debe de sorprender a nadie. Lo que dicen y hacen ambos presidentes a diario es un reflejo de la historia personal y profesional de estos dos individuos.

Lo interesante es que tanto comentaristas, analistas, periodistas, la comunidad empresarial y de migrantes, la clase media, sociedad civil, los liberales, los conservadores y los que creen en el Estado de Derecho, todos estuvieran sorprendidos de lo que está sucediendo en México y en Estados Unidos.

Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump tienen mucho en común -y conste que no estoy tratando de ofender al presidente de México. Pero uno de los factores más importantes que hay que considerar cuando tratamos de anticipar el futuro de ambos países, es que cuando fueron electos, AMLO y Trump, probablemente conocimos su historia personal y fueron transparentes en cuáles serían sus propuestas como mandatarios.

Sorprendente fue que muchos pensaron que cambiarían cuando fueran electos. Las presiones políticas, preocupaciones de la economía y respeto al Estado de Derecho, serían los factores que deberían de haber cambiado la postura de estos dos presidentes.

Pero obviamente esto no ha sucedido.

Pero si estudiaron a Trump y a López Obrador sabrán que jamás cambiarían su visión de qué tipo de país quieren dejar cuando salgan de la presidencia.

Todo está dicho y todo está escrito.

Es cuestión de ponerse a estudiar.

Ambos empezaron a publicar libros desde la década de los ochenta. En el caso de Trump, según diferentes portales, tiene por lo menos 70 libros en los que aparece su nombre como autor (cuántos de estos libros escribió o personalmente supervisó su publicación, ya es otro debate). El presidente Andrés Manuel por lo menos tiene 17 libros publicados. En ambos casos, la mayoría de sus libros tienen que ver con su visión personal del mundo y de su país.

En ambos casos tenemos claras indicaciones de quiénes son, ya que por décadas estuvieron ante una pantalla o dando de qué escribir. Eran personalidades.

Inclusive ambos nos dieron indicios de cómo sería su estilo de gobernar. En el caso de AMLO fue jefe de Gobierno, y Trump, CEO de una empresa.

¿Por qué sorprenderse del estilo de negociación de Trump con México y el resto del mundo en temas comerciales y de seguridad? Primero divido, después golpeo y al final impongo. Y si me odias al final de la negociación, mejor. Quiero que mis oponentes sufran, aunque en realidad lo que estoy destruyendo son aliados. El Presidente de México y su equipo necesita entender esto y no asumir que las amables discusiones o negociaciones con la Casa Blanca concluirán en mal, especialmente a la luz del inicio de la campaña de reelección de Trump. Y sí, Trump de nuevo tratará de usar, mejor abusar, de México para obtener la reelección.

Y ante la amenaza de que México está a punto de entrar en un ciclo de recesión y que nuestra economía se desvinculó del crecimiento económico que se disfruta en Estados Unidos, se pensó que López Obrador buscaría detener lo que pronto será una realidad y con un impacto catastrófico para las empresas y trabajadores de este país. Pos no. Al leer los libros y escuchar las declaraciones del Presidente, a él no le preocupa el impacto de la desaceleración. Será un problema para los que viven de la economía neoliberal, y además él tiene otros datos.

También es importante subrayar que las políticas que promueve en este momento el Presidente podrían resultar en que, dramáticamente, se incrementen los 'refugiados' internos y más mexicanos traten de llegar a Estados Unidos, debido a la violencia y el desempleo masivo. No hay programas que repartan suficiente dinero para que la población se quede en sus comunidades si hay inseguridad y no hay chamba.

Ambos, Trump y AMLO, viven en otro universo. Ambos se ven como figuras históricas que buscan dejar su "marca" en el contexto histórico y asegurar que sus países serán intrínsecamente diferentes cuando dejen la presidencia.

La pregunta que hay que hacerse es: ¿Qué nos van a dejar?

Comentarios