No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Piensa

Tres errores mentales

Dice Mario Alonso Puig, reconocido conferencista español, que todo ser humano tiene tres partes: El alma o parte espiritual, el cuerpo o parte física, y la tercera parte que es la que conecta a estas dos, la mente.

Por Octavio Ballesteros

Dice Mario Alonso Puig, reconocido conferencista español, que todo ser humano tiene tres partes: El alma o parte espiritual, el cuerpo o parte física, y la tercera parte que es la que conecta a estas dos, la mente.

Es por ello que la mente es tan poderosa, ya que necesita ejercer esta función tan importante.
 

Amy Morin es una sicoterapeuta que tuvo que practicar los consejos que brinda en su consulta sobre tres errores mentales que los personas con carácter y fuertes no cometen. A la edad de 23 años perdió a su madre al fallecer de repente por un aneurisma; tres años después fallece también de repente su marido por un ataque al corazón. Empieza a sentir que no puede resistir otra tragedia más, y se empieza a aplicar dichos consejos a ella misma.

El mundo no te debe algo

La gente fuerte no considera que el mundo o la vida les deba algo, el hecho de ser una buena persona o no hacer nada malo no significa que te va ir bien o que no vas a tener dificultades.

Si un hombre pierde su negocio, su patrimonio, su empleo, y piensa que no se lo merece, lo que logra es hacer crecer su frustración y su enojo, menciona Amy. Lo que hay que hacer es voltear tu atención a personas que están en peor situación que la tuya y ver qué puedes hacer por ellos. Con esto se logran tres cosas: Dejas de sentir que el mundo o la vida te debe algo, dejas de perder tiempo sintiendo pena por ti mismo y dejas de tener resentimientos por el éxito de otros individuos.

Lo que puedes controlar

Sugiere Amy que cuando sientas que tu vida está fuera de control, hagas el siguiente ejercicio: Toma una hoja en blanco, con una raya divide por en medio, y en la parte superior escribe todo lo que no puedes controlar: Economía, política, pandemia, clima. En la parte de abajo pones todo lo que si puedes controlar: Leer, investigar, pedir consejo, pensar en los demás, etc.

Recuerda que incluso de tus pensamientos y emociones no tendrás control absoluto, pero de lo que sí puedes tener es de la reacción que tengas a todos los eventos externos.

Sugiere Amy que cortes la parte superior de la hoja, lo que no puedes controlar, y la quemes o la destruyas por completo, y así emocionalmente te sirva de desprendimiento de ello. ( Se me hace que me la voy a pasar quemando listas...).

No comete el mismo error

Las personas con fortaleza mental aprenden de sus errores, de sus fracasos, los estudian, reflexionan al respecto y lógicamente no los repiten.
Desafortunadamente muchos personas actúan como los enfermos alcohólicos, que siguen buscando en la bebida el remedio para su problemática.
 

Amy sugiere lo siguiente: Para tener menos resistencia a reconocer el error y aprender de él, imagínate que fue otra persona la que lo cometió y uno entonces actúa como coach de esa otra persona (que es uno mismo) y le hace una serie de recomendaciones, de preferencia por escrito, para no volver a caer en ese hoyo.

Por ejemplo: Si ves conveniente dar una caminata después de cenar, revisa la lista de razones por las que te sirve, y así evitarás sentarte en la televisión o navegar Internet en lugar de salir a dar ese breve paseo.

Conclusión estimado lector, ¿cómo andamos de fortaleza mental? La situación actual que estamos viviendo de confinamiento será muy buen examen al respecto, deseamos con todo afecto que salgas aprobado, y dentro de unas semanas salgamos enriquecidos de dicha experiencia. ¡Feliz domingo!

Comentarios