No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Jaque Mate

Soltar dinero

Es importante que el Presidente no pretenda ser un sabelotodo. 

Por Sergio Sarmiento

ACAPULCO, Guerrero.-  Sobre el tema del coronavirus, el presidente López Obrador ofreció ayer una sabia reflexión. “Todas las decisiones que vamos a tomar van a tener como referencia las indicaciones de los técnicos, de los médicos y de los científicos.

Aquí nada de política. Nada de que sale a declarar el Presidente o la de Gobernación o el secretario de Hacienda. La política es un noble oficio, pero no se sabe de epidemias, de virus. Yo de eso no sé. No soy todólogo o sabelotodo, y es un asunto muy serio como para opinar sin conocimiento”. 

Lo mismo podríamos decir de los asuntos financieros y monetarios; pero, en un momento de estrepitosa caída en los mercados, el mandatario pidió al Banco de México “no soltar dinero. El mismo mercado se va a ajustar. Somos respetuosos del Banco de México, de la autonomía del Banco de México. Nada más opinar que, desde nuestra perspectiva, no debemos intervenir para que artificialmente se fortalezca nuestra moneda”. 

En la Convención Bancaria en la que me encuentro, sin embargo, los especialistas piden que el Banco de México y Hacienda suelten dinero. Nadie quiere que traten de fijar artificialmente el valor del peso, pero sí que den liquidez a los mercados. 

La declaración de la pandemia del Covid-19 y la decisión electorera -sin lógica de salud pública- de Donald Trump de cancelar los vuelos de Europa a Estados Unidos para combatir el “virus extranjero” generaron ayer un desplome global de las bolsas que llegó a 10% o más, la peor caída desde 1987. 

Muchos fondos de inversión están obligados a vender valores cuando una caída llega a un punto determinado porque tienen un mecanismo llamado stop loss o “alto de pérdida”. Si estos fondos no encuentran liquidez para vender, se ven obligados a deshacerse de los valores a cualquier precio, lo que produce desplomes en las cotizaciones y genera pánico. El mercado mexicano es particularmente susceptible a este fenómeno porque es el más abierto de los emergentes, y cuando se aplica el stop loss la instrucción automática es transferir recursos a valores más seguros, principalmente bonos del Tesoro de Estados Unidos. 

En estas situaciones los bancos centrales deben inyectar recursos al sistema financiero, “soltar dinero”, para proporcionar liquidez. Si no lo hacen pueden provocar una crisis financiera innecesaria. Por eso la Reserva Federal de Estados Unidos anunció ayer que inyectará 1.5 billones de dólares al mercado y el Banco Central Europeo 120 mil millones de euros. Lo mismo debe hacer el Banco de México. De hecho, la Comisión de Cambios de Hacienda y Banxico anunció ayer una subasta de 2 mil millones de dólares “con el objetivo de propiciar mejores condiciones de liquidez”. Fue lo correcto. 

Aplaudo la decisión del Presidente de dejar las decisiones sobre el coronavirus a los especialistas médicos, y en particular al subsecretario Hugo López-Gatell, quien parece estar tomando decisiones informadas. Pero también las financieras deben tomarlas los especialistas. El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, y el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, saben que es necesario soltar dinero en este apretón, sin que esto signifique regresar a la irresponsabilidad financiera de los tiempos de Luis Echeverría y José López Portillo. Es importante que el Presidente no pretenda ser un sabelotodo. 

Caro discurso

“Fue el discurso más caro de la historia”, dijo al Financial Times Luca Paolini de Pictet Asset Management. Se refiere al video de Trump en el que suspendió los vuelos de Europa continental a Estados Unidos, lo que provocó el desplome financiero de ayer. La OMS, en cambio, dice que las restricciones a los movimientos de personas o bienes no son en general eficaces para detener epidemias. 

Comentarios