No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Sólo un catástrofe económica impedirá la reeleción de Trump

Los datos recientemente difundidos muestran que la economía de Estados Unidos pasa por muy buen momento, lo cual naturalmente beneficia los bolsillos de la mayoría de los estadounidenses.

Por Eduardo Ruiz-Healy

Los datos recientemente difundidos muestran que la economía de Estados Unidos pasa por muy buen momento, lo cual naturalmente beneficia los bolsillos de la mayoría de los estadounidenses.
El Índice de Satisfacción Financiera Personal (PFSi por sus siglas en inglés), difundido hace algunos días, corrobora que la situación personal de quienes viven en Estados Unidos ha mejorado.
En el sitio www.aicpa.org del American Institute of CPAs (Instituto Estadounidense de Contadores Públicos Certificados) puede leerse que el PFSi “es un indicador económico trimestral que incluye una variedad de factores económicos para calcular la posición financiera de un estadounidense promedio. El índice se calcula como la diferencia entre dos subíndices de componentes: El Índice de Placer Financiero Personal y el Índice de Dolor Financiero Personal. Ambos subíndices están compuestos por cuatro factores igualmente ponderados que miden el crecimiento de activos y oportunidades en el caso del Índice de Placer, y la erosión de activos y oportunidades en el caso del Índice de Dolor… Las puntuaciones positivas del PFSi indican que los estadounidenses están sintiendo una satisfacción financiera personal, mientras que las puntuaciones negativas indican que están sintiendo un disgusto financiero personal”.
Más adelante anota que “El PFSi fue de 36.1 en el primer trimestre de 2019. Este es un nivel récord. Refleja un aumento de 7.7 puntos (27.2%) con respecto al año anterior, y un aumento de 3.7 puntos (11.3%) sobre el trimestre anterior… El motor más importante de estas ganancias ha sido la creación de empleos, seguida por reducciones en la morosidad de los préstamos. Después de eso, las reducciones en el subempleo y la inflación contribuyeron ligeramente más que las ganancias del mercado de valores”.
También las encuestas señalan que la mayoría de los estadounidenses están contentos con el manejo de la economía que ha realizado su Presidente. Hasta ayer, el promedio de encuestas realizado por www.realclearpolitics.com indicaba que el 54.3% de los encuestados aprueba su gestión de la economía y el 40.8% la desaprueba, una diferencia significativa de 13.5 puntos.
Curiosamente, el mismo promedio de encuestas mostraba que el 52.1% de los encuestados desaprueba la gestión de Trump y el 45.3% la aprueba. Una diferencia de 6.8 puntos que supera el margen de error de las encuestas consideradas, lo que significa que en este caso no hay empate técnico.
Tratándose de la dirección que lleva su país, el 54.2% opina que va en dirección equivocada y el 40.5% que va en dirección correcta, otra diferencia significativa de 13.7 puntos.
Quien resulte ser el candidato presidencial del Partido Demócrata, difícilmente podrá ganarle a Donald Trump la elección de noviembre del año entrante si los votantes optan por recompensarlo por la buena situación económica de su país y de sus propios bolsillos.
A Trump no lo quiere la mayoría, pero al momento de votar las personas privilegiarán el bienestar de su bolsillo sobre cualquier sentimiento negativo que tengan hacia el neoyorquino.
El Presidente será reelecto, a menos que ocurra una catástrofe que afecte a la cada vez mejor situación económica personal de los estadounidenses.

Comentarios