Columnas CONTRA CORRIENTE

Recortes

Me parece obligado a tratar el tema del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a partir de la renuncia de su anterior titular, Germán Martínez Cazares.

Me parece obligado a tratar el tema del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a partir de la renuncia de su anterior titular, Germán Martínez Cazares.

¿Todo es causa del neoliberalismo? Estos señores de los gobiernos neoliberales debieron inflar, a decir de Obrador, el presupuesto anual del IMSS.

Pobres gobiernos neoliberales; con López Obrador no dan una.

Por su parte Germán Martínez  afirma que incluso en el gobierno de Peña Nieto se tenía contemplado un aumento sustancial a los recursos del IMSS dada sus carencias que ya por años estaba padeciendo.

Extraño contraste para un comentarista "fifí" o para una opinión de un ciudadano común. No se requiere ser, obviamente, un experto o un agudo analista para entender el problema y los motivos de renuncia de Martínez Cazares.

Solo basta caer en manos del IMSS, en alguno de sus pasillos o espacios de atención al público al derechohabiente.

Si un enfermo llega a pedir asistencia en estado de gravedad, posiblemente muera antes de ser  atendido, por las enormes colas de pacientes enfermos, de veinte o treinta personas esperando atención médica.

Por otra parte ya es común que el licenciado López Obrador, como Presidente, a cualquier renuncia de algunos de sus funcionarios inconformes con sus instrucciones, su lugar indudablemente lo asume un incondicional del Presidente. Esto ya se ha convertido en rutina.

El gobierno de la Cuarta Transformación día a día, mes a mes, se rodea de incondicionales, de personajes que de hecho admiran al Presidente y el problema real sale sobrando.

Los recursos necesarios para el IMSS son materia de segunda o tercera importancia. Más y más dinero para repartir a los pobres y granjearse con esta política aplauso y admiración López Obrador. Eso le gusta mucho al señor Presidente. Con todo respeto a lo bueno que trae en su proyecto de gobierno, que sin duda se lo debemos reconocer,  pobres y ricos, adversarios y simpatizantes ¿Cómo la ve?

Hasta los más controversiales críticos del Presidente con frecuencia lo critican la mayoría de las veces con justificada razón, pero siempre reconociendo a la vez, su proyecto de gobierno de la llamada “Cuarta Transformación.”

Siempre será obvio reconocerle al mandatario su afán por terminar con la corrupción habida en los gobiernos neoliberales, eso nadie los discute y todo el adversario "fifí" se lo aprueban.

Si esto es así, ¿Por qué entonces tanta saña de AMLO contra lo que él llama sus críticos?

En buena hora que se termine con el cochinero en el IMSS, pero los pacientes serán siempre primero que cualquier arrebato contra los malos, los corruptos conservadores. Mucho nerviosismo allí. ¿Tendré razón?

* El autor es artista plástico.

Comentarios