No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

¿Qué le informan al Presidente?

Profundizando su justificando también, profundizando el maltrato y agresiones que han recibido elementos de las fuerzas armadas...

Por Ana María Salazar

¿Qué le informan al presidente Andrés Manuel López Obrador todas las mañanas su gabinete de seguridad? Desde la campaña el entonces candidato López Obrador presumía que, él sí, se reuniría todos los días con los secretarios que tienen la responsabilidad de la seguridad del País. Además de ser esto parte de su estrategia de pacificación, el Presidente también parecía darnos a entender que el sí estaba dispuesto a por lo menos asumir directamente la responsabilidad de guiar a diario la estrategia de seguridad y justicia.

Hace meses, cuando le preguntaban al Presidente, durante su conferencia mañanera sobre algún tema de seguridad, él podía responder, con lujo de detalle, situaciones en el País, especialmente si estaba relacionada con temas como el huachicol. Profundizando su justificando también, profundizando el maltrato y agresiones que han recibido elementos de las fuerzas armadas, por parte de civiles, al cumplir su deber en diferentes regiones del País. 

De hecho, los secretarios que más presencia han tenido en las conferencias de prensa y presentaciones por el Presidente en diferentes partes del País son el secretario de la Defensa, secretario de la Marina, además del secretario de Seguridad y Protección Ciudadana.

Literalmente están con el Presidente día y noche.

Por eso sorprendió a analistas y expertos cuando el Presidente, respondiendo a un colega periodista quién le pregunto “¿si usted supo directamente, previo al operativo, que iban a ir por Ovidio Guzmán? La respuesta probablemente dejó estupefactos a muchos analistas y expertos: “Yo no estaba informado, no me informan en estos casos porque hay una recomendación general, hay un lineamiento general que se aplica, le tengo mucha confianza al secretario de la Defensa”.

Y más sorprendente fue la respuesta a la pregunta: “¿Y en Defensa o en la Secretaría de Seguridad Ciudadana sí tenían conocimiento operativo previo a que se llevara a cabo?”

El Presidente, que presumía que se reúne todas las mañanas con su gabinete de seguridad, respondió: “Yo creo que tenía conocimiento la Secretaría de la Defensa desde luego, porque hay mandos, no sé en particular, creo que sí debe de haber tenido, existe este equipo que ha venido trabajando de tiempo atrás sobre este propósito.

Lo que sí es que cuando me enteré de que se había generado este conflicto y me informan, y les pido que se reúnan y que tomen una decisión, me presentan su propuesta y yo la avalo, que eso era lo mejor. Y por eso se llevaron a cabo las cosas”.

¿El Presidente no sabe quién orquestó el operativo en Culiacán?

Entonces, ¿sobre qué conversan con el Presidente cada mañana que se reúne el gabinete de seguridad?  Un operativo, en una ciudad capital, con casi 700 mil personas, para arrestar a los hijos de uno de los criminales mas notorios del País, para responder a un requerimiento de extradición de Estados Unidos, ¿no era lo suficientemente importante para por lo menos informar, y seguramente pedir consentimiento del Presidente?

La respuesta a la siguiente pregunta seguramente dejo frío, primero al secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval y en segundo lugar al secretario Alfonso Durazo.

Da la impresión de que el Presidente quiso lanzar la granada de la responsabilidad política al mando militar y no al responsable civil del operativo fallido en Culiacán. Ya sabemos quién hubiera sido el responsable de la posible muerte de civiles y militares si hubieran continuado con el operativo de tratar de sacar a Ovidio de Culiacán: Sería el Ejército, no la Guardia Nacional. Sería el secretario de la Defensa, no el secretario de Seguridad.

Además de cultivar árboles (para México y Centroamérica), dirigir el DNIII, recoger sargazo, construir un aeropuerto civil en Santa Lucia, importar pipas y medicinas, transportar libros de texto, creación sin suficientes recursos de la Guardia Nacional, ¿ahora las fuerzas armadas van a tener que responsabilizarse por la estrategia fallida en seguridad pública?

Si Andrés Manuel López Obrador no sabía, alguien debe de responder políticamente por permitir que volara en un vuelo comercial, que estuviera incomunicado durante la crisis, poner en peligro la vida del mandatario (nunca se sabe cómo van a reaccionar los capos ante la posibilidad de ser extraditados a EU). Además, sus secretarios no pudieron informar debidamente esa noche lo que sucedió. De hecho, el secretario Durazo mintió abiertamente sobre las razones del operativo -casi que dijo que se toparon con Oviedo.

Para bien de los secretarios, habría que formalizar las reuniones mañaneras con el Presidente, donde se firman acuerdos y órdenes del mandatario. Porque cuando suceda la siguiente debacle, porque sabemos que va a suceder, el “papelito habla” para definir responsabilidades.

Comentarios