Tendencias
Cintilla de tendencias

Covid-19

AMLO cateterismo

Semáforo Covid

Cadáver bebé

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo


CRITERIO

¿Por qué vacunarse y vacunarse bien? (Datos duros).

Estamos ya cansados de leer y oír de coronavirus todo el tiempo

Por Jesús Canale

Estamos ya cansados de leer y oír de coronavirus todo el tiempo. Y es verdad, estamos cansados, pero más lo estaremos si algún día somos presas del cansancio respiratorio, muscular o mental que ocurre, y a veces perdura, tras caer víctimas de este mal. Por eso, y por el hecho de que aún hay personas que no están convencidas o decididas a vacunarse, es urgente enterarnos de lo último acerca de lo que se está viendo sobre este tema en los ya vacunados, especialmente en los totalmente vacunados, es decir, aquéllos que ya recibieron el esquema completo de la vacuna correspondiente e incluso en aquéllos que han recibido una dosis adicional de refuerzo (“booster”, generalmente tercera dosis). Pues bien, revisemos algunos datos duros sobre el tema. El sistema de salud de Yale New Haven, en los Estados Unidos, emitió un informe publicado en septiembre pasado revelando datos muy significativos: De un total de 969 casos de Covid 19 ingresados al hospital solamente 54 eran personas completamente vacunadas, contra 915 casos en individuos no vacunados; apenas el 5.5% de los ingresos al hospital por Covid -una pequeña minoría- fueron personas con vacunación completa y, además, un hecho muy significativo es que casi la mitad de esos casos fueron asintomáticos que habían entrado al hospital por otros diagnósticos. De manera muy interesante, en Israel se observó que, en una muestra de 1,497 trabajadores de la salud con vacunación completa, solamente el 2% (39) dieron positivo a la prueba diagnóstica de Covid y además a las dos terceras partes de éstos se les efectuó la prueba no por tener síntomas de Covid sino por haber estado en contacto con personas con pruebas positivas al virus. La tercera parte de ellos no tuvieron ningún síntoma, y la tercera parte de los que tuvieron síntomas mostraron congestión nasal, otra tercera parte tuvo dolores musculares, otro tanto pérdida del olfato y del gusto, en una quinta parte hubo fiebre y ninguno ameritó ser hospitalizado, datos que hacen evidente que cuando la enfermedad ocurre en vacunados suele ser realmente leve. De gran importancia es que entre los 181 millones de norteamericanos totalmente vacunados hasta el 20 de septiembre pasado, sólo se notificaron 14 mil casos de Covid grave habiendo sido el 70% de ellos mayores de 65 años y los fallecidos sumaron 4,500 casos, sólo el 2%: Este escenario confirma que la proporción de casos graves o fatales son raros en las personas con vacunación completa y que en éstas un porcentaje relevante ni siquiera tendrá síntomas, es decir, están infectados pero no enfermos. Por otro lado, los datos resultantes en una revisión de 94 mil personas inmunizadas con las vacunas de Pfizer y de Moderna (vacunas mRNA) se observó que la efectividad ajustada para evitar hospitalizarse después de dos dosis fue de 95%, y del 78% si sólo se había recibido una dosis, y la efectividad contra la mortalidad fue de 98% en los que ya tenían sus dos dosis y de 54% en los que sólo tenían una dosis. Estos datos confirman las ventajas más apreciadas de la vacunación para reducir las probabilidades de gravedad, hospitalización y fallecimiento, así como la clara ventaja de haber completado el esquema de vacunación. Si por datos duros entendemos aquéllos que son ofrecidos por instancias de probada seriedad, credibilidad y prestigio, sin conflictos de interés ni con tentación para maquillar cifras, pues aquí tenemos estos datos de alto impacto, recientes y muy claros. Vale la pena tenerlos en la lista de “argumentos duros”, por si acaso.

Comentarios