Tendencias
Cintilla de tendencias

Meningitis

Puente El Quelite

Kirstie Alley

Juan Soler


DE POLÍTICA Y COSAS PEORES

Política pobre, políticos ricos

Nuestra política es pobre, pero nuestros partidos políticos son ricos

Por . Catón

Drácula Jr. empezó a chupar la sangre en los ebúrneos muslos interiores de la hermosa doncella. Le dice papá Drácula a su esposa con tono de reprobación: "¡Ah, esta juventud de ahora! ¡Yo me conformaba con chupar del cuello!"... Don Poseidón, hombre de a caballo, fue a la ciudad a consultar a un gastroenterólogo. Le contó: "A veces ando en el campo, doctor, y me acomete una necesidad mayor. No tengo tiempo de ir a mi casa, de modo que ahí mismo cumplo esa natural función. Y siempre que lo hago siento un dolor punzante en las asentaderas. ¿A qué se deberá eso, doctor?". El facultativo le hizo el examen correspondiente y luego le informó: "Creo haber dado con la causa de su problema, don Poseidón. La próxima vez, antes de hacer lo que hace quítese las espuelas"... Llegó don Cucoldo a su casa, y en la bañera encontró a su señora acompañada por un guapo y musculoso joven. Antes de que el mitrado marido pudiera decir algo le explicó la señora: "Leí en un periódico que más personas se ahogan en la bañera de su casa que en el mar. Por eso contraté un salvavidas"... Comentan los comentadores: "Las cosas andan mal en el País". Y es cierto. El panorama es en verdad desolador. Estamos pagando a precio de oro el costo de la democracia: Nuestra política es pobre, pero nuestros partidos políticos son ricos. El problema de la inseguridad crece cada día. Los artículos de primera necesidad se han encarecido en modo tal que muchos mexicanos tienen problemas ya para dar lo necesario a su familia. No se han cumplido las expectativas de crecimiento económico, y la tasa de desempleo es grande. Se advierte un sentimiento de desánimo en gran parte de la población. A veces cuesta trabajo ser optimista, por tenemos también razones para la esperanza. A pesar de todo el País, con todos sus problemas, siguen funcionando. Si nos mantenemos en la paz social; si nos oponemos a la militarización de la sociedad; si rechazamos el populismo demagógico y autoritario; si aprendemos a respetar la ley; si hacemos de la educación la principal tarea de México, iremos logrando poco a poco hacer de México un País mejor. Es el deseo de quien tiene más deseos de verlos que de escribirles... Celiberia, madura señorita soltera, acudió a la consulta de un siquiatra. Le contó: "Todas las noches sueño que estoy en una isla desierta con 20 hombres salvajes. Se van a lanzar sobre mí, y entonces me despierto". Le dice el analista: "Voy a aplicarle un tratamiento hipnótico para que no tenga ya ese sueño". "¡Oh no! -se alarmó Celiberia-. ¡Deme un tratamiento para no despertarme!"... Aquel señor le confió a un amigo: "Descubrí que mi mujer me engaña. Y no con un solo hombre, sino con dos". El amigo lo consoló. "Mira el lado bueno del asunto: Tu esposa necesita dos hombres para reemplazarte"... Don Moneto, riquísimo señor, casó con Galatea Pompona, vedette de moda. La noche nupcial el magnate entró en el baño a fin de disponerse para la ocasión. Cuando salió vio algo que lo dejó estupefacto: Su flamante mujercita lo esperaba junto a la cama completamente en peletier, dispuesta ya para el evento principal. Pero tenía puestas en sus encantos distintas etiquetas. En el busto tenía una que decía: "Mil pesos". En las pompas ostentaba otra que decía: "3 mil pesos". Y en otra cierta parte tenía una tercera etiqueta que decía: "5 mil pesos". Meneó don Moneto la cabeza tristemente y luego dijo: "No acostumbro traer efectivo. ¿Admites cheque o tarjeta de crédito?". FIN.

Licenciado en Derecho y en Lengua y Literatura españolas / cronista de Saltillo.

Comentarios