No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Juegos de poder

Pobre México

Pobre del País en que, desde la cúspide del poder, se denuesta a sus pensadores más brillantes y productivos. Me refiero a Héctor Aguilar Camín y Enrique Krauze.

Por Leo Zuckermann

Pobre del País en que, desde la cúspide del poder, se denuesta a sus pensadores más brillantes y productivos. Me refiero a Héctor Aguilar Camín y Enrique Krauze. Entiendo que el Presidente no comulgue con sus ideas. Pero de eso, a injuriarlos en público, hay una enorme diferencia. Diferencia que reduce la estatura moral de López Obrador al peldaño más inferior de la política.

López Obrador acusa a Aguilar Camín y Krauze de haber hecho negocios con los gobiernos anteriores. Eso, para empezar, no es ilegal. Como empresas privadas estaban en su derecho de venderle productos y servicios al sector público. Pero aquí viene la trampa de AMLO: Lo que los anglosajones llaman como “innuendo”.

La traducción más cercana al español sería “insinuaciones indirectas”. En este caso, la pulla que, si los gobiernos anteriores les dieron dinero a las empresas de Aguilar Camín y Krauze, “los compraron” de esta manera. Falso. Tan sólo hay que ver el contenido de las dos revistas que dirigen (Nexos y Letras Libres) para ver la gran cantidad de artículos críticos sobre los gobiernos que en ese momento gobernaban. Puras insinuaciones que no se sustentan en los hechos.

Qué triste que el Presidente recurra a estas tácticas propagandísticas para atacar a Aguilar Camín y Krauze. Si él y su movimiento están en contra de las ideas de estos dos pensadores, ¿por qué no atacarlos en ese plano, es decir, en el de las ideas?

Porque no pueden.

El lopezobradorismo carece de pensadores del calibre intelectual de Aguilar Camín y Krauze. El único que se me ocurre de esa talla es Lorenzo Meyer, pero tiene un “pequeño” conflicto de interés: Su hijo es secretario de Estado del Gobierno de AMLO.

Estoy seguro que Aguilar Camín y Krauze se comerían de dos mordidas a cualquier lopezobradorista que les pusieran enfrente en un debate. Y esto pensando en un debate civilizado de ideas, y no en los que les gusta a AMLO y sus huestes, es decir, donde, frustrados por la falta de ideas, pronto recurren a argumentos ad hominem, insinuaciones sin sustento, mentiras y hasta groserías. Es un terreno que conoce bien el Presidente y algunos de sus seguidores como Gerardo Fernández Noroña.

Y eso, creo, es lo que más le duele a AMLO: No poder ganar el debate de las ideas. No es gratuito que diario se esconda en una dizque conferencia de prensa llena de paleros que le hacen preguntas a modo. Él se siente más cómodo con Lord Molécula que con verdaderos periodistas o personajes con cierta estatura intelectual.

Ahí está uno de los límites de la llamada “Cuarta Transformación”: Es un proyecto de ideas huecas. Son las ocurrencias del líder que lo único que quiere es concentrar el poder en la Presidencia. Un proyecto de poder. Mucha crítica en contra del neoliberalismo, pero ninguna alternativa. Tan es así que ni siquiera han podido encontrar un nombre a su proyecto. Comenzaron diciéndole post-neoliberalismo y luego salieron con la paparruchada de “economía moral”.

Frente a la falta de ideas y de pensadores de peso, lo único que le queda a AMLO es desprestigiar con mentiras a dos de las mejores mentes de este País. Y sí, yo tengo el privilegio de conocerlos y admirarlos. En particular, es un lujo tener a Aguilar Camín todos los lunes en “La Hora de Opinar”.

Estamos frente a un rasgo típico de AMLO: Cuando no se le dan las cosas, saca su peor faceta. Ante el fracaso evidente de su Gobierno (mal manejo del Covid-19, crisis económica e inseguridad), el Presidente se enoja (¿dónde quedó su República Amorosa?), enjuicia públicamente a dos de los mejores pensadores de México y los sentencia.

Luego aparecen sus mastines a recomendar el castigo: Silencio o exilio. Eso dijo Paco Ignacio Taibo II, un escritor de medio pelo que hoy dirige el FCE y Educal. El siguiente paso es demandar que se quemen los libros y artículos de Aguilar Camín y Krauze en una pira pública.

¿Exagero? Quizá, pero prefiero hacerlo a quedarme callado.

Pobre México. Pienso, por ejemplo, en la tristeza de lo acontecido en la Viena del periodo entre guerras cuando varias mentes brillantes tuvieron que exiliarse por ser judíos con un pensamiento que ponía en peligro al régimen nazi. Freud, Zweig y Popper, por ejemplo. Tres titanes -el padre del sicoanálisis, uno de los mejores novelistas del siglo XX y uno de los más grandes filósofos liberales- que también fueron denostados desde el poder.

Afortunadamente, su obra sobrevivió y es una referencia hasta nuestros días. Lo que sí se perdió fue ese gran ambiente intelectual que caracterizó a la Austria de esa época. Por eso digo que pobre de los países donde, desde el poder, se ataca a los pensadores destacados.

Twitter: @leozuckermann

Correo electrónico: leo.zuckermann@cide.edu

Comentarios