Tendencias
Cintilla de tendencias

Adrián LeBarón

Clima en México

Taiwán

Chabelo

Pide AMLO austeridad

López Obrador pide austeridad a sus empleados mientras él derrocha cientos de miles de millones de pesos en obras cuya utilidad y viabilidad son más que dudosas.

Por . Catón

Don Impericio se desesperaba. Su matrimonio era un tedio continuado, un gran bostezo. En el Bar Ahúnda le confió su problema a un cierto amigo suyo. Le dijo el tal amigo: “Quizá si tienes una relación extraconyugal eso hará que tu vida cobre interés, lo cual se reflejará en tu ámbito doméstico”. A don Impericio no le agradó la sugerencia, pues era hombre de buenas costumbres, esposo fiel y ciudadano al corriente en el pago de sus impuestos. Le comentó a su esposa: “Le dije a mi amigo Carulo que nuestra vida conyugal es aburrida, y me recomendó tener una relación fuera de matrimonio para darle interés”. “No le hagas caso -replicó la señora-yo ya probé eso, y no da resultado”. Una chica le dijo a otra: “Ya se acerca el cumpleaños de mi novio, y no sé qué regalarle”. Declaró la otra. “Yo no tengo que preocuparme por eso. Siempre me pide lo mismo”. El asustado señor le pidió al asaltante que en un oscuro callejón le salió al paso: “Por favor no me quite mi dinero. Tengo una familia qué mantener”. Contestó el maleante: “Con gusto atendería su petición, señor, pero yo tengo dos”. La prédica mañanera de AMLO se convirtió hace días en picota para exhibir y denostar a los funcionarios que perciben un sueldo más alto que el del presidente López. Esa acción me hizo recordar al individuo que se presentó a solicitar un empleo, y preguntó la paga que recibiría. Le indicó el encargado. “El salario será según sus aptitudes”. Replicó el sujeto: “¿Tan poquito?”. López Obrador pide austeridad a sus empleados mientras él derrocha cientos de miles de millones de pesos en obras cuya utilidad y viabilidad son más que dudosas, como se ha visto ya en el Aeropuerto Internacional (ja ja) “Felipe Ángeles” y la refinería de Dos Bocas, como seguramente se verá también en el Tren Maya. Me causa grima escribir día tras día acerca de los yerros y dislates de la 4T, pero es que cotidianamente da materia para la crítica este régimen que en vano trata de cubrir su ineptitud y sus fracasos con un velo de demagogia populista, cuando no de payasadas presidenciales. Tal fue el caso de la canción de Chico Che, una patanería propia de politicastro pueblerino y no del Presidente de una nación con la historia y la grandeza de nuestro País. ¿Que el presidente López Obrador gana muy poco? Es mucho lo que se le paga si se consideran los magros resultados de su trabajo en renglones tan importantes como la seguridad, la salud, la educación, la economía, el empleo, la inversión. En una empresa privada ya se le habría despedido. Error tras error tras error. Y la historia continúa. ¿Cómo supo Pinocho que estaba hecho de madera? Llegó a la adolescencia, y una noche se le encendieron al mismo tiempo la mano derecha y la entrepierna. “Yo también he sido preso político -manifestó un muchacho apuesto y guapo- Durante dos días una diputada de edad madura no me dejó salir de su oficina”. Pepito se les presentó de repente a si hermana mayor y su novio, que estaban solos en la sala de la casa de ella. Les dijo. “Había aquí tanto silencio que pensé que ya era hora de venir por mis 100 pesos”. Una señora acudió a la policía a denunciar la desaparición de su marido y a pedir que lo buscaran. Le preguntó el oficial de guardia: “¿Cómo es su esposo?”. Respondió la mujer. “Es chaparro, gordo, calvo, zambo”. Hizo una pausa y luego le dijo al gendarme. “No, pensándolo bien mejor no lo busquen”. La recién casada le reclamó a su joven marido al mismo tiempo con asombro y enojada: “¿Significa esto que por sólo hecho de haber dicho “Sí” el día que nos casamos estoy ahora obligada a hacer el amor contigo cada vez que quieras y sin cobrarte nada?”. FIN.

Comentarios