No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas De política y cosas peores

Obligado a dar el buen ejemplo

Un gato en rijo maullaba en la azotea con mayidos desgarrados. Pepito le preguntó a su madre: "¿Por qué maúlla así?".

Por Catón  

"Entre el hombre y la mujer hay una diferencia muy grande" -dijo el conferencista. La señorita Himenia levantó la mano: "¿Podría mostrarme la diferencia? No creo que sea tan grande como dice usted". (Espero de todo corazón que la solemne intelectualidad moral no califique a este chiste de misógino). Un gato en rijo maullaba en la azotea con mayidos desgarrados. Pepito le preguntó a su madre: "¿Por qué maúlla así?". La señora, desconcertada, dijo lo primero que se le ocurrió: "Es que le duele una muela". Esa misma noche el papá de Pepito volvió de un largo viaje. Al día siguiente el chiquillo les preguntó a sus papis en el desayuno: "¿Anoche les dolieron a los dos todas las muelas?". Corpitos. Así le decía la gente por ser pequeño de estatura y enjuto de carnes. Apellidado Corpus era agente de tránsito en el Saltillo de mediados del pasado siglo. Cumplía con rigor la ley y rigurosamente la aplicaba. Incorruptible, si alguien le ofrecía una mordida lo tomaba a ofensa. En el ejercicio de sus funciones no hacía distinción de personas: Para él todos eran iguales ante el Reglamento Municipal. En cierta ocasión el rector de la Universidad estacionó su coche en lugar prohibido. Cuando regresó vio que Corpitos le estaba poniendo en el parabrisas una boleta de infracción. Le preguntó irritado: "¿No sabe usted quién soy?". "No, señor -contestó él tranquilamente-. Pero si lo ha olvidado buscaré a alguien que sepa quién es usted y se lo diga". "Soy el licenciado Fulano -se encrespó el funcionario-, rector de la Universidad". "Discúlpeme, no lo sabía -respondió Corpitos-. Pero si lo hubiera sabido le habría puesto doble multa: Como abogado y como rector usted es el primero que debe cumplir la ley y poner ejemplo para que los demás la cumplan". En el caso del coronavirus el primer obligado a seguir las prevenciones de las autoridades de salud es López Obrador. No lo hace. Sigue participando en encuentros públicos y viajando con riesgo de ser contagiado o de contagiar. Tal se diría que se siente superior a cualquiera, y que piensa que es inmune a la enfermedad. Lo que Italia y España están viviendo es algo pavoroso, muy semejante a los horrores que se vieron en la Segunda Guerra o la Civil. Sin ser fatalista pienso que lo peor de la pandemia no ha llegado a México. Hemos de esperar días más aciagos. Ante esa ominosa posibilidad -casi certidumbre- el Presidente debería actuar con prudencia a fin de no adquirir el virus y difundirlo luego. Nunca he visto muy de cerca a AMLO, pero supongo que no está hecho de plástico o metal, madera o vidrio, sino de carne y hueso, lo mismo que nosotros. También él está expuesto a este mal. Por eso es el primer obligado a dar el buen ejemplo y a tomar precauciones contra el virus. Eran los felices tiempos -¿cuándo volverán?- en que la gente podía reunirse sin peligro. Don Languidio Pitocáido se jubiló de su trabajo de contable, y con tal motivo sus compañeros le ofrecieron una fiesta en la oficina. Hubo abundancia de bebidas; se bailó al compás de los ritmos de moda. Pasada la medianoche las cosas se pusieron al rojo vivo. Los espíritus etílicos ahuyentaron las inhibiciones y aquello se volvió una orgía con participación de todos. Digo mal: Don Languidio no tenía ya las credenciales necesarias para ser parte de aquella bacanal. Desde un rincón miraba con tristeza los acontecimientos. En eso le llegó la urgencia de tramitar una necesidad menor. Fue al baño, y cuando la estaba desahogando le dijo a la correspondiente parte: "¡Tonta, más que tonta! ¡Tú también estarías disfrutando si no te hubieras jubilado antes que yo!". FIN.

            MIRADOR

                        Por Armando FUNTES AGUIRRE

                        Variaciones opus 33 sobre el tema de Don Juan.

            Al hojear papeles viejos Don Juan halló una carta.

             A primera vista supo que estaba escrita por mano de mujer, y a segunda adivinó quién se la había enviado.

            Conoció a doña Elisa en el Palacio Real. Era dama de la reina y él guardia de corps del rey. Hablaron una tarde sin ser vistos. Él la besó y lo besó ella. Esa noche la bella joven le abrió la puerta de su cámara. No sucedió nada, sin embargo: Don Juan supo que doña Elisa era doncella, y no quiso arrebatarle su virginidad. Le dijo:

            -Guardad esa preciosa flor para el feliz hombre que tendrá la fortuna de ser vuestro marido.

            La carta que tiempo después le envió ella era de agradecimiento. Le decía: "Ahora soy viuda. Si queréis gozar algo de lo que queda en mi jardín podéis venir cuando queráis".

            Don Juan no respondió a la invitación. Ahora no sabe si arrepentirse o no. La mujer y el amor tienen misterios que los hombres no saben descifrar.

            ¡Hasta mañana!

MANGANITAS

Por AFA

"No tenemos elementos suficientes para hacer frente al coronavirus"

              Que no haya preocupaciones.

            Para el miedo no hay lugar.

            Aún podemos gritar:

            "¡Viva México, cabr...!".

Comentarios