No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

No vale la pena

El sueño y el trabajo son como dos hermanos. Si trabajo bien duermo bien, y si duermo bien trabajo bien.  Charles Péguy.

Por Octavio Ballesteros

Hay una frase de Sócrates que dice lo siguiente: “Una vida sin examinar no vale la pena”. Y es una realidad que la mayoría de las personas no somos estudiantes de nuestra propia existencia. Y si no sabemos como somos, si no nos conocemos, está muy claro que terminaremos siendo influenciados y producto terminado de factores externos, sin identidad propia.

 Qué podemos hacer

Benjamin Hardy recomienda una herramienta que nos puede servir para mejorar nuestro autoconocimiento y nuestros resultados: Llevar un diario de nuestras actividades donde brevemente apuntemos cómo nos fue en el día, y de preferencia por la noche.

Este ejercicio tiene tres aspectos principales. Vemos cuáles son. El primero de ellos es darnos cuenta de cómo somos, cómo es nuestro comportamiento, cuáles son las emociones que tenemos. Pongamos un ejemplo: Sentiste odio este día. Recordaste un evento o viste alguien que te provocó dicha emoción. El odio es una emoción que nos quita mucha energía. Analiza porqué sigues teniendo ese sentimiento y decide apartarlo o pide ayuda para lograrlo, y de esa manera podrás liberar energía para otra cosa que sea mucho más positiva.

Un segundo aspecto viene siendo el llevar un récord de cómo vamos, de ir escribiendo los resultados que tenemos. Un caso: Llevar un reporte de todos los gastos que hacemos, esa es una manera de tener claro donde se nos va el dinero, y así poder tener un mejor control del mismo.

Si eres escritor, qué tantas páginas escribiste, si eres vendedor cuántos clientes visitaste, etcétera. Aquí entra una condición que es nodal: Hay que tener objetivos. Y de esta manera puede calibrar si ese día te acercaste o te alejaste de lo que te interesa lograr. Y esto es estupendo. Recuerda, lo que se mide mejora.

CABEZA: Tercera y última

Puedes utilizar tu diario para ir escribiendo en qué tipo de persona te interesa convertirte, dónde deseas estar en un futuro, cómo te interesa que te vean. Desafortunadamente muchas personas cifran su personalidad en el pasado que han tenido en lugar de proyectarse hacia un futuro más atractivo. Einstein lo dijo muy claro: Imaginación es más poderosa que el conocimiento. Por ejemplo: Cuando analizas tu comportamiento diario, ¿se asemeja al del individuo que te interesa convertirte? Es por ello que en alcohólicos anónimos todos los participantes tienen un padrino que les ayuda a no desistir de sus propósitos.

Y cuando uno comparte con familia y amigos lo que les interesa lograr estos se convierten en aliados de uno al recordarnos lo que dijimos pretendemos alcanzar.

Termino con una frase de Bob Marley que nos llama la atención: “En el momento que dejas de correr ganas la carrera”. Clara alusión de que podemos ir por la vida bien apresurados y muy activos sin tener claro qué es lo que nos interesa lograr, sin objetivos definidos que alcanzar.

Decíamos al inicio de la columna que una vida sin examinar no vale la pena, y lo contrario también es contundente: Una vida que no vale la pena no tiene caso ser examinada. Que no sea nuestro caso estimado lector. ¡Feliz domingo!

Octavio F. Ballesteros Navarro. Socio del Despacho Asesores Ballesteros. Focalizados planes de ahorro y protección fiscalmente deducibles.

octavio@ballesterosyasociados.com.mx. FB: asesores Ballesteros

Twitter: @octavioballe
 

Comentarios