No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Piensa

“No hay dinero: Quítense el pendiente”

No es posible banalizar el sufrimiento de alguien: Que se le diagnostique una enfermedad terminal, o que uno o varios miembros de la familia se hayan quedado sin trabajo, es un problema muy serio.

Por Octavio Ballesteros

No es posible banalizar el sufrimiento de alguien: Que se le diagnostique una enfermedad terminal, o que uno o varios miembros de la familia se hayan quedado sin trabajo, es un problema muy serio.

Lo que tenemos que cuestionarnos es cómo vamos a generar los recursos o estrategias para poder salir adelante. Si todos los días nos levantamos diciéndonos que difícil está esto, no la voy hacer, es imposible. Etc. francamente no creo que sea la mejor manera de lograrlo.

Mario Alonso Puig considera que debemos aprender a gestionar nuestros pensamientos y emociones para que precisamente sean la palanca que nos ayuden a salir adelante. Creo que tiene razón: No es lo mismo estar enfocado que desesperado.

Qué podemos hacer
 

Puig, haciendo análisis de una situación difícil que enfrentemos, nos recuerda un aspecto clave: Un diagnóstico, un pronóstico, son eso, jamás deberemos considerarlos un veredicto, o sea algo ya final sin posibilidad de cambio.
Jose Ortega y Gasset, famoso filósofo español, afirmaba lo siguiente: “Yo soy yo y mis circunstancias”, en clara alusión a que las circunstancias externas forman parte de mi vida, pero no son las que deben definirme.

Si las circunstancias fueran las que me determinaran entonces no seríamos libres, y seríamos como veletas que nos movemos acorde con el viento y no con nuestras decisiones propias. Cuantos enfermos conocidos nuestros les han diagnosticado meses de vida y terminan viviendo años, gracias al entusiasmo por la vida que pusieron.

Por supuesto que las circunstancias pueden pesar mucho, como es el caso de esta pandemia, pero lo que hay que hacer entonces es adaptarnos y buscar el mejor modo de salir adelante. Y aquí es donde consideramos entra otro aspecto vital: No es lo mismo considerarme víctima, a ser proactivos y buscar alternativas para lograrlo.

Qué tanto reflexionas

Mario Alonso sostiene que sí se puede generar condiciones que ayuden a mejorar las circunstancias que nos rodean. Y una de ellas es el hecho de reflexionar más sobre nuestra propia vida, que tanto analizamos que tan bien, regular o mal la vamos llevando.
Aquí Puig maneja dos preguntas que plantearnos: A) qué me interesa hacer, y b) qué es lo que me impide lograrlo.
 

Steve Jobs en sus memorias escribe que durante muchos años se hacía la siguiente pregunta frente al espejo todas las mañanas: Lo que voy hacer hoy, ¿me gusta?, y cuando hilvanaba varios diciendo no se percataba que era momento de hacer algunos cambios.

Desafortunadamente vivimos tiempos muy acelerados gracias a las tecnologías, y el detenerte a pensar, a reflexionar, se ve como pérdida de tiempo. Y si no tenemos tiempo para observar, para analizar resultados, para conocernos mas nosotros mismos, será muy difícil que seamos creativos.

Muy sencillo: Si no nos conocemos, cómo vamos a gestionarnos mejor; y si no nos gestionamos mejor nuestros pensamientos y emociones van a seguir teniendo el mismo tipo de resultados.

Trabajo interior

Mario Alonso concluye que lo principal a que se requiere para salir airoso de un tiempo difícil como es el que actualmente atravesamos, es de un trabajo interior. Si tenemos miedo, temor, el cuerpo lo resuelve con tres sistemas: Huir, que lógicamente puede ser muy sano, ante un peligro físico; el otro sistema es enfrentando el obstáculo, y un tercero es el de quedarte bloqueado, paralizado.

El tener la capacidad de superar obstáculos requiere de nuestra parte un entrenamiento emocional, que conlleva disciplina y esfuerzo. No es posible aprender inglés en cinco días mientras usted duerme; no es suficiente que unos cónyuges digan que se quieren para mantener buena relación muchos años, se requerían muchos mimos, detalles de cariño para poder lograrlo.
Conclusión

Termino con la siguiente anécdota de una empresa española. Se dice que en una reunión urgente en una empresa el dueño les hizo la siguiente advertencia a sus colaboradores: “No hay dinero: Quítense el pendiente”. La reunión se vuelca entonces en tormenta de ideas para ver cómo le hacían.

Hay el caso de una embotelladora de vino en España que viendo lo que se venía optan por una resolución drástica: Dejar de embotellar vino y empiezan a embotellar gel sanitizante para surtir ante el problema de salud tan grande inminente. Imagino no es mismo importe de ventas, pero ahí están vivitos y coleando. ¡Feliz domingo, estimado lector!
 

“Una reacción anormal a una situación anormal es el comportamiento normal”,
Victor Frankl.

Octavio F. Ballesteros Navarro. Socio del Despacho Asesores Ballesteros. Focalizados planes de ahorro y protección, y deducibles.

octavio@ballesterosyasociados.com.mx
Twitter: @octavioballes
Página: www.asesoresballesteros.com
FB: Asesores Ballesteros

En esta nota

Comentarios