No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Mirador

Este gato me mira como los gatos miran: Con displicencia y altivez.

Por Armando Fuentes Aguirre

Este gato me mira como los gatos miran: Con displicencia y altivez.

No soy su dueño: Nadie es dueño de un gato. Los gatos son monarcas que tienen a los hombres -y a las mujeres- por vasallos a quienes hacen el favor de darles compañía.

Un gato siempre es libre. Cualquier intento de reducirlo a servidumbre resultará frustrado. El gato nos ha hecho creer que es animal doméstico, pero no lo es. Aunque esté en la sala seguirá estando en la selva, como pequeño tigre. Todo nos pedirá, y a cambio nos dará a lo más su ronroneo. 

Este gato que ahora me está viendo es demasiado inteligente para mí. A un perro lo puedo entender, al gato no. El perro es mío; el gato jamás será de nadie, aunque parezca que lo es.

El gato es un misterio indescifrable. 

Cuando me mira siento que sabe lo que soy.

¿Qué piensas de mí, gato?

No, mejor no me lo digas.

¡Hasta mañana!

Comentarios