Columnas

Mirador

Aprendan en qué estriba la ciencia de la vida. O mejor dicho: El arte, pues la ciencia se hace con el pensamiento y el arte es más bien cosa del corazón.

Hu-Ssong les dijo a sus discípulos:

            -Aprendan en qué estriba la ciencia de la vida. O mejor dicho: El arte, pues la ciencia se hace con el pensamiento y el arte es más bien cosa del corazón.

            Le preguntaron, ansiosos, los alumnos.

            -¿En qué radica, maestro, el arte de vivir?

            Respondió el sabio:

            -En buscar la felicidad; en encontrarla y darla a los demás. Si consigues eso, y si logras también no hacerle daño a nadie con tu felicidad, habrás justificado tu existencia. Y de paso también la habrás gozado. Todo lo demás es sombra, espejismo, necedad.

            Así dijo Hu-Ssong a sus discípulos, y ellos supieron que su maestro había descifrado un misterio que no era, después de todo, tan misterioso.

            ¡Hasta mañana!

Más sobre este tema

Comentarios