No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Piensa

Mentalidad mediocre, resultados ídem

Si eres demasiado cauto, si tienes un enfoque tímido en la problemática diaria, si eres de las personas que piensan: “Y si ocurre esto... mejor no lo intento...”

Por Octavio Ballesteros

Si eres demasiado cauto, si tienes un enfoque tímido en la problemática diaria, si eres de las personas que piensan: “Y si ocurre esto... mejor no lo intento...” lo más seguro es que tengas una mentalidad pobre. Veamos: Todo en la vida es riesgo, el nacer, pagar las facturas, casarte, tener hijos, invertir, elegir una carrera, etc. si considerar peligroso arriesgarte más peligroso es no hacerlo.

Si tienes quien te proteja, te dé tus tres comidas, y te la pases sentado con una colcha encima, es muy probable que vivas 100 años. Pero a todas luces qué vida tan sosa. En cambio vivir 30 años pero de una manera intensa luce mucho mejor.
Primera conclusión: No pidas seguridad, mejor pide aventuras.

Mismo hecho, dos enfoques

Otra mentalidad mediocre es la del pesimista, que busca el lado obscuro o malo de las cosas. No es lo mismo vaso medio lleno a vaso medio vacío. En lugar de ver el amanecer se fija en las manchas de la ventana. Busca cinco razones para no trabajar, siendo que con una tenía. Como se podrá observar las cosas son en realidad en base a cómo las veamos.

Creo que a la mayoría de las personas nos hace falta mejores maneras de pensar. Hay muchos individuos que trabajan muy duro, pero no piensan ídem. Recordemos que todo empieza con un pensamiento, nuestra mente es como una fábrica, y dependiendo de los insumos que le pongas será la calidad del producto, o sea nuestros pensamientos. Si empiezas tu día leyendo o viendo noticias: Asesinatos, robos, tragedias, bancarrotas, etc., pues ya te puedes dar una idea de la clase de pensamientos y días que tendrás.

La pregunta de los niños
 

En una ocasión Jim Rohn, famoso gurú del desarrollo personal, visita una escuela primaria, y uno de los niños le pregunta: “¿Que construye una buena a vida?” Y Rohn les contesta que no es fácil pero que es muy simple: Mantente en tu vida cerca de los buenos ingredientes, y aléjate de los malos. Y para ejemplificar le pregunta a los niños: “¿Qué pasa si le pongo azúcar al café? Nada contesta los niños, ¿y si le pongo estricnina? Se muere afirman las criaturas. De ahí podemos deducir lección número 1: La vida es azúcar o estricnina.

Ahora bien prosigue Rohn, si a tu café tu enemigo le pone azúcar nada te pasa. Pero si un amigo sin quererlo te pone estricnina te mueres. De ahí podemos sacar la lección número 2: Cuida tu café, no importa quién es el que te proporcione las cosas.

Segunda conclusión
 

Estimado lector, hay una sugerencia que consideramos estupenda: Pon un guardián en la puerta de tu mente, y no permitas que uno negativo o pesimista se introduzca. Y si lo logra hacer en cuanto lo descubras expúlsalo porque no paga renta. Recuerda: Una mentalidad mediocre tiene resultados ídem. ¡Feliz domingo!

Comentarios