Tendencias
Cintilla de tendencias

Adrián LeBarón

Clima en México

Taiwán

Chabelo

Los tacos de soberanía no quitan el hambre

El martes, AMLO rechazó “todo lo que se pueda obtener en beneficio de México” porque es más importante la soberanía nacional, la soberanía de jure, que él confunde con la autonomía de facto.

Por Eduardo Ruiz-Healy

Los políticos derechistas del Partido Conservador que en 2015 lograron que el Reino Unido abandonara la Unión Europea (UE), argumentaron que su país debía recuperar su soberanía disminuida por la UE.

Un argumento similar al que hoy esgrime el izquierdista presidente Andrés Manuel López Obrador para justificar los cambios a leyes y reglamentos que ha promovido y que, a diferencia del Gobierno de Estados Unidos, no considera que violen varios artículos del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC)

El martes pasado insistió en que las controversias presentadas por EU y Canadá contra México no se justifican y que son intentos de ambos países para disminuir la soberanía nacional.

Así lo dijo: “México es un país independiente, libre, soberano. Y podemos tener muchas oportunidades por la vecindad y por tratarse del país con más potencial económico y comercial del mundo, y todo lo que se pueda obtener en beneficio de México; sin embargo, nada de eso se equipara con la independencia, la soberanía y la dignidad de nuestro pueblo…”.

Sobre el tema de la soberanía y autonomía de los países escribió en diciembre de 2018 el ex director de la División de Finanzas Internacionales de la Reserva Federal estadounidense, Ralph Bryant, en un artículo que publicó el Brookings Institution de Washington, DC.

En su artículo titulado “Brexit: Make hard choices but don’t confuse sovereignty with autonomy” (Brexit: Toma decisio nes difíciles pero no confundas soberanía con autonomía), el hoy académico en Brookings, escribió:

"La claridad exige una distinción entre la soberanía de jure de una nación y su autonomía de facto. Soberanía de jure (legal) significa independencia jurídica formal. Las autoridades políticas internas son, en principio, los árbitros del comportamiento dentro del territorio de una nación. Pero las restricciones reales sobre el poder de las autoridades políticas divergen marcadamente de los principios legales. La autonomía genuina de facto a menudo está fuertemente limitada.

“La soberanía de jure no puede garantizar que una nación pueda, de facto, evitar que las influencias externas den forma a los acontecimientos y decisiones que se toman dentro de sus fronteras (…) las reducciones en la soberanía de jure que mejoran el bienestar de los residentesde una nación son un asunto completamente diferente. Una nación puede decidir, sabiamente, aceptar reducciones en su autonomía de facto. Si las autoridades políticas nacionales voluntariamente entran en acuerdos para mejorar el bienestar que reemplazan la soberanía de jure, tales salidas no son ‘violaciones’. Son acuerdos de cooperación”.

El martes, AMLO rechazó “todo lo que se pueda obtener en beneficio de México” porque es más importante la soberanía nacional, la soberanía de jure, que él confunde con la autonomía de facto.

Curiosamente, ni él ni ninguno de los 114 de 121 senadores que en julio de 2019 aprobaron el T-MEC mencionaron una sola vez que este le restara soberanía o autonomía a México. Con su silencio, lo aceptaron.

Sería conveniente que Andrés Manuel le explicara al pueblo por qué es más importante la soberanía que todos los beneficios que puede representar el T-MEC para los mexicanos. Que yo sepa, los tacos de soberanía no le quitan el hambre a un ser humano.

Eduardo Ruiz-Healy es periodista de radio y televisión.

Comentarios